Últimos artículos publicados...

<< >>

Mallete y cincel, cincel y mallete. Las dos principales herramientas del Aprendiz, y también las dos primeras herramientas del hombre.

El primer martillo no fue más que una piedra en la mano, una forma de poder golpear con más fuerza. La evolución natural añadió un mango a esa piedra para poder aumentar la fuerza aplicada sin un aumento del esfuerzo. Y el martillo o mallete se convirtió en un símbolo de poder, de fuerza, de

Share Button

Gran Asamblea de la Gran Logia de España-Grande Oriente Español 2.018

Share Button

Reconocimiento del Ayuntamiento de Madrid a la historia del Gran Oriente Español

“En este entorno estuvo en 1889 la sede de la organización masónica Gran Oriente Español, exiliada en México durante la dictadura franquista e integrada en la Gran Logia de España”. Así reza la placa conmemorativa que el Ayuntamiento de la ciudad de Madrid ha dedicado al Grande Oriente Español en la sede que ocupó en Pretil de los Consejos, 5.

Share Button

Cena Solsticio de Invierno 2017

El pasado jueves 28 de diciembre de 2017, la R:.L:.S:. Hermes Nº 13 celebró su cena solsticial de invierno en compañía de familiares y amigos. Caras nuevas y viejos conocidos se dieron cita para disfrutar de una velada informal y muy fraternal. “Ha sido placentero encontrarnos. Es triste tener que separarnos. Pero nos volveremos a ver con gozo”.

Share Button

Los Hermanos de Hermes nº 13 visitan Soria

Hermanos de Hermes nº 13 han visitado Soria para realizar el ya tradicional “retiro” de nuestra Logia. Además de disfrutar de la Arquitectura y de las joyas románicas de esta provincia, también disfrutaron de un tiempo reservado a la fraternidad y al conocimiento mutuo. Los Hermanos del Taller queremos agradecer a nuestro Venerable Maestro la

Share Button

Iniciativa de la GLE para el Reconocimiento de la Honorabilidad de la Masonería

La Gran Logia de España ha lanzado, con motivo del próximo Tricentenario de la Masonería moderna con la fundación de la Gran Logia Unida de Inglaterra (UGLE), una iniciativa de recogida de firmas de apoyo al Reconocimiento de la Honorabilidad de la Masonería a través de la reconocida web Change.org. El primer firmante de la campaña es el Gran

Share Button

“Hola, soy masón”: una noche para descubrir los ‘secretos’ de la Logia

Fuente: El Español Los templos de la Gran Logia de Madrid están a quinientos metros del Santiago Bernabéu. El recogimiento, el silencio y la luz tenue, frente al ruido, los focos y el insulto al árbitro que no pita penalti. Un par de símbolos, dos columnas de piedra y una puerta de acero rompen el

Share Button

La UNED aborda el papel de la Masonería en la formación del Estado Constitucional

UNED MasoneríaEl Gran Maestro de la Gran Logia de España, el Muy Respetable Hermano Óscar de Alfonso, intervendrá en el curso Doscientos años de la Masonería en España, que forma parte de la XXV Edición de los Cursos de Verano organizados por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).
Desde diferentes puntos de vista académicos, se expondrá la actuación de la masonería española a lo largo de los dos últimos siglos, y la influencia que dicha institución haya podido tener en diferentes ámbitos de las sociedades española, relacionándola con la conformación del Estado Constitucional, evolución del pensamiento filosófico, derechos y libertades“, explica la Universidad. “La inclusión como ponentes de personalidades muy representativas de la actual Organización masónica española permite contar con una visión de la realidad presente de dicha institución“, añade.
Además del Gran Maestro de la Gran Logia de España, en el curso intervendrán la Profesora Titular de Historia Contemporánea de la UNED, Rosa María Martínez; el Profesor Titular de Derecho Constitucional de laUNED, Cayetano Núñez Rivero; el Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo del Grado 33 para España, Jesús Soriano; el Catedrático de Historia de laUniversidad de Salamanca, Manuel Salinas; el Catedrático de Historia de la Universidad Pontificia de Comillas, Pedro Álvarez; el Diputado del Común de Canarias, Jerónimo Saavedra; y el Pasado Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo del Grado 33 para España Ramón Torres.
La UNED ha configurado esta programación desde su capacidad para formar parte de los debates que hoy en día plantea la sociedad sobre los más diversos temas“, explica la Universidad. “Se pretende que Universidad y sociedad hablen, se escuchen, planteen preguntas y sean capaces de ofrecer respuestas desde los ámbitos más especializados del conocimiento“, añade.
Share Button

El antimasonismo en España

protocolos sionEn España y América latina la antimasonería se remonta a 1738, año de la primera condena pontificia de la masonería. La antimasonería tiene una doble vertiente religiosa y política, siendo sus máximos responsable el Papado y la Monarquía.
La vertiente política del antimasonismo en España se inicia en 1751, fecha del primer decreto real de Fernando VI prohibiendo la masonería. El mismo año, su hermano Carlos, rey de Nápoles, prohibía la masonería en el reino de las Dos Sicilias, y al venir a España, para ceñir la corona española con el nombre de Carlos III mantuvo su prohibición de la masonería. Precisamente Carlos III es el único rey de Europa del que se conserva toda su correspondencia antimasónica en el Archivo de Simancas de Valladolid (vid. J.A. Ferrer Benimeli, «Carlos III y la Masonería de Nápoles» en I Borbone di Napoli e i Borbone di Spagna, Napoli, 1985, vol. II, pp. 103-189; Idem, «Bernardo Tanucci y la Masonería napolitana a través de la correspondencia entre Tanucci y Carlos III (1775-1783)», en Bernardo Tanucci, Statista, Letterato, Giurista, Napoli, 1988, pp. 375-455). Esta postura antimasónica continuó con sus sucesores Carlos VI, Fernando VII e Isabel II.La antimasonería religiosa, va servirse en el siglo XVIII, del Tribunal de la Inquisición. A esto se unirán, sobre todo tras la desaparición de la Inquisición, las pastorales de los obispos y los escritos del clero. La publicación más difundida en el siglo XVIII fue el «Centinela contra Franc-Masones» del Padre Torrubia (1ª edición 1751). Menos conocida es la «Adumbratio Liberorum Muratorum» de Fray Juan de la Madre de Dios. Como contrapartida, el erudito benedictino Fray Benito Jerónimo de Feijoo tiene una curiosa carta en la que de una manera indirecta sale en defensa de los francmasones (vid. J. A. Ferrer Benimeli, «Feijoo y la Masonería», en II Simposio sobre el Padre Feijoo y su siglo, Oviedo, 1983, t. II, pp. 349-362). El impacto de los fraudulentos libros de Leo Taxil no hizo sino aumentar la psicosis antimasónica. Finalmente y a raíz del Congreso antimasónico de Trento se constituyó, dependiente de la Iglesia, el Consejo Directivo Nacional de la Unión Antimasónica Universal. En la circular remitida a todos los obispos españoles, se decía que la masonería era el enemigo personal de los Pastores de la Iglesia; el enemigo de las ovejas cuya guarda había encomendado el Vicario de Cristo; el enemigo de Cristo, de su Iglesia, de la Patria y de cuanto defiende a Dios.

Salvo breves paréntesis: ocupación bonapartista (1808-1813), Sexenio revolucionario (1868-1873) y segunda República (1931-1936), se puede decir que la masonería estuvo bajo persecución y control policial; en el mejor de los casos tolerada, pero nunca apoyada totalmente por el poder político.

A partir de Franco el antimasonismo volvió a alcanzar una gran virulencia cristalizando en la creación del Tribunal de Represión de la masonería del 1.º de marzo de 1940 que estuvo en vigor hasta 1965, siendo luego el encargado del control antimasónico el Tribunal de Orden Público.

Este doble antimasonismo, religioso y político, derivó en España hacia un antimasonismo popular que prácticamente llega hasta nuestros días. En el siglo XIX se provocó una instintiva identificación de masónico con todo aquello que no se ajusta a lo tradicional católico y español. Los masones son considerados por el pueblo como brujos, libertinos, herejes, malvados, etc. Años más tarde –durante la segunda república (1931-36)– el periódico antimasónico y antirrepublicano Gracia y Justicia presenta un estereotipo en el que el masón es identificado con los comunistas, anarquistas, separatistas, judíos, teósofos, volterianos, jansenistas, revolucionarios, espiritistas, librepensadores, etc.

La causa hay que buscarla en la propia actitud de Roma frente a la masonería, especialmente durante los pontificados de Pío IX (1846-1878) y León XIII (1878-1903). Es la época de la llamada cuestión romana o de la pérdida de los Estados Pontificios y reunificación italiana, del Syllabus (1864) y de laHumanum genus (1884), del satanismo masónico de Léo Taxil, del congreso antimasónico de Trento (1869), de la creación de la Liga Antimasónica (1887), de los Protocolos de los Sabios de Sión, etc., etc.

Basta hacer un recorrido por los escritos de papas y, sobre todo, del clero y obispos españoles, o por las traducciones de obispos franceses, como monseñor Dupanloup, obispo de Orléans [Estudio sobre la Franc-Masonería, Barcelona, 1875], monseñor Fava, obispo de Grenoble [Discurso sobre el secreto de la Franc-masonería, Barcelona, 1884], o monseñor Segur [Los Franc-masones, Barcelona, 1883], para constatar hasta qué punto de virulencia llegó la cruzada antimasónica en España desde la óptica católica. El antimasonismo religioso acabó siendo recopilado en el Código de Derecho Canónico de 1913, el cánon 2335 por el que se excomulgaba a los católicos que fueran o se hicieran masones con todas las consecuencias sociales, de rechazo de los matrimonios en las iglesias, entierros en los cementerios católicos, etc.

Pero aparte del antimasonismo jurídico existió el antimasonismo ideológico en el que jugaron un papel importante la prensa, libros y demás publicaciones, la escuela, el púlpito y confesionario, etc. Vamos a encontrar toda una serie de temas que configuran los diversos antimasonismos:

1) El secreto masónico así como el cruel juramento y la sospecha de herejía.

2) La filosofía de las Luces o de la Ilustración y la Revolución francesas que algunos escritores van a manipular a fin d lanzar la idea de que la masonería había urdido la Revolución francesa.

3) Este fue retomado en España y en América latina. La identificación de la masonería con las sociedades secretas y a éstas con las sociedades patrióticas dará el antimasonismo un falso tema: el de la masonería, cuartel general de la organización revolucionaria liberal.

4) La famosa «cuestión romana», ligada a la unificación italiana y a la pérdida territorial de los Estados Pontificios, será también el origen de un nuevo tema que ha quedado vivo hasta hoy día: el de la masonería cuartel general de una lucha universal contra la Iglesia.

5) La idea de la masonería «contra-Iglesia» nos lleva al tema de la masonería luciferina inventada por Léo Taxil. Según él el verdadero secreto masónico sería la acción oculta del diablo en las logias.

6) El tema de la judeomasonería, hábilmente explotado a partir de los Protocolos de los Sabios de Sión, tuvo un éxito enorme a principios del siglo XX. La masonería se convirtió así también en el cuartel general de la lucha del sionismo internacional.

7) Especialmente en España, y durante la dictadura franquista, tuvo una gran importancia el tema de la masonería al servicio del comunismo para implantar por todas partes el imperialismo soviético.

8) También tuvo mucho desarrollo en España el tema anglófono, la francmasonería no sería otra cosa que el camuflaje del Servicio de Inteligencia inglés, y a veces de las sectas protestantes, a fin de dar a Gran Bretaña la dominación mundial.

9) En los tres casos anteriores, la masonería al servicio del judaísmo internacional, del comunismo soviético y del imperialismo inglés, el punto común es el de la masonería antinacional, una especie de «Estado en el Estado», responsable a la vez de la Revolución francesa, de la Revolución rusa, de la Independencia de las Américas, de la creación de la Sociedad de Naciones, de la Segunda Guerra mundial, etc.

10) Hay también otro tema, el de la masonería contra la familia y las buenas costumbres; el de la masonería corrupta de la mujer y de la infancia, a través de la moda, la escuela laica, etc.

Extractado de: José Antonio Ferrer Benimeli, “La antimasonería en España y América latina: intento de síntesis”, en J. A. Ferrer Benimeli, (coord.), La Masonería española entre Europa y América, VI Symposium Internacional de Historia de la Masonería española, Zaragoza, 1995, pp. 405-416.  

Share Button

Cuento antibelicista para hijos de masones (1931)

cuentoMadrid, Octubre 1931

“— Papá, ¿sabes lo que me vas a comprar para mi cumpleaños Pues… una caja de soldados.

— Bueno, hijo mío. Ya que te gusta esa clase de juguetes te compraré una caja… pero no de soldados, sino de exploradores.

—   ¿Y por qué no quieres que sea de soldados?

— Porque con la caja de soldados tendrías que jugar a hacer batallas, mientras que con la de exploradores puedes jugar a campamentos, a marchas, a muchas cosas, pero siempre en plan de paz.

—   ¿Y tú no quieres que yo juegue a guerras?

— No, hijo mío. No quiero que te familiarices con la idea de formar combates. Demasiado metida está en el ánimo de los hombres la idea de la guerra y la matanza, sin necesidad de imbuirla también en los niños por el método de Montesorí.

— Sin embargo, hay muchos niños que juegan con soldados de plomo, y con sables y escopetas.

— Es verdad, hay demasiados. Pero yo quiero para ti una educación esmerada; quiero que aprendas a respetar la vida de los hombres y de los animales; por eso nunca te compraré cajas de soldados, ni de toreros, ni escopetas, ni sables. Te compraré rompecabezas que te enseñen a construir, y no a destruir, juguetes mecánicos que exciten tu curiosidad por saber cómo funcionan, aunque los rompas para ver lo que tienen dentro; aros, pelotas, balones, etc., que te obliguen a correr y a hacer ejercicio, pero nunca juguetes que al jugar con ellos tengas que pensar en matar a alguien.

—   ¿Y qué importa que lo piense, mientras no lo haga?

— Es que el pensamiento es una fuerza muy poderosa. En lo que piensa un niño, en aquello se convierte cuando llega a hombre. Si de niño piensas en matanzas, de hombre llegarás a matar”

 

(“La caja de exploradores”, en Vida Masónica, revista mensual, año VI, sept. y octubre, 1931, núms. 7 y 8, pp. 95-96).

Publicado en José Antonio Ferrer Benimeli, La Masonería española: La Historia en sus textos, Madrid, 1996, pp. 197-198.

 

Fuente: UNED

Share Button

Los masones vuelven a Almagro 80 años después

Mqasonería en Almagro

Almagro acogió una reunión de logias masónicas

Después de más de 80 años de ausencia, la masonería española vuelve a trabajar en la ciudad de Almagro. Integrantes de cuatro logias de la Gran Logia de España, provenientes de Toledo, Ciudad Real, Cuenca y Madrid, se reunieron en Almagro con ocasión de la celebración de San Juan de Verano, aniversario de la creación de la primera Gran Logia en la ciudad de Londres en 1717.

Según recuerda en una nota de prensa Javier Rivas, venerable maestro de la logia Aleph 147, durante el siglo XIX y XX la masonería española estuvo presente en la provincia de Ciudad Real, con una significativa actividad en poblaciones como Manzanares, Ciudad Real, Valdepeñas y la propia Almagro, donde las logias “desempeñaron un importante papel en la formación de los ciudadanos y en servir como vía de expresión a sus inquietudes sociales, así como de sus miembros”.

La logia Aleph 147, que bajo la autoridad de la Gran Logia de España-Grande Oriente Español lleva a cabo su trabajo en Castilla-La Mancha, se ha propuesto desde su origen, señala Javier Rivas, “trabajar en los diferentes pueblos y ciudades de la región, y en especial en aquellos con una tradición masónica significativa, intentando aportar un mensaje de tolerancia, fraternidad y respeto, fundamentales para cualquier sociedad que se precie de ser libre”.

La masonería se define como una fraternidad simbólica de carácter filantrópico, iniciático y universal, abierta a personas de todas las creencias religiosas y políticas, con el único requisito de la creencia en un Ser o Principio Creador, así como el desarrollo interior y mejora del individuo.

“Queremos agradecer a la ciudad de Almagro que haya conservado no sólo su patrimonio arquitectónico y cultural, sino también esa identidad que la hizo merecedora en el pasado de que personas libres, con inquietudes sinceras por el progreso, la libertad y el ser humano, decidieran crear aquí ‘… a lo menos junta de masones’, como refiere J. Martínez Millán en ‘La masonería en la historia de España’”, explica el maestro de Aleph 147

Fuente: Lanzadigital

Share Button

John Wayne, el masón que rodó 200 películas

wayne10

Marion Robert Morrison, de nombre artístico John Wayne, conocido popularmente como El Duque, fue un actor estadounidense que comenzó su carrera en la década de 1920.

 

Fue un icono norteamericano durante muchos años. En 1999, el American Film Institute le otorgó el lugar número john wayne masón13 en su lista de las 100 Estrellas Más Grandes de Todos los Tiempos. Una encuesta Harris publicada en 2007 le otorgó el tercer lugar entre las estrellas favoritas de los Estados Unidos. Actuó en más de 200 películas en sus cincuenta años de carrera, y fue ganador de un Oscar por “True Grit”, en 1969.

En su juventud fue miembro del Capítulo De Molay de Glendale y después fue iniciado en masoneríasiguiendo los pasos de su padre. Fue iniciado el 9 de julio de 1970 en la Marion McDaniel Lodge nº 56, Tucson, Arizona, pasado a compañero al día siguiente y elevado a la maestría el 11 de julio de ese año. En diciembre de ese año se dio de alta como Shriner.

Share Button

La Gran Logia de España pide que la abdicación sirva para “la salud moral”

Gran Logia de España

La Gran Logia de España ha emitido hoy un comunicado para hacer patente su deseo de que el proceso institucional que ahora se abre, tras la abdicación del Rey, permita a la sociedad española “profundizar en la salud moral y ética” del “proyecto colectivo” de este país.

La Masonería Española ha expresado su “máximo respeto hacia la decisión” de don Juan Carlos de renunciar a la Corona y ha recordado que su jefatura ha sido el marco en el que los españoles recuperaron “las libertades democráticas esenciales”.

Unas libertades que, para este colectivo, “garantizan la libertad de conciencia desde la que es posible construir el ideal de paz, amor y fraternidad entre hombres libres que constituye el fin último de la Masonería”.

Los masones aseguran ser garantes en este país de unas logias donde se aprende a “amar a la patria, someterse a sus leyes y respetar a las autoridades legítimamente constituidas”.

“Desde nuestro más profundo respeto por la Constitución, la Gran Logia de España quiere hacer patente su deseo de que el proceso institucional que ahora se abre permita a la sociedad española profundizar en la salud moral y ética de nuestro proyecto colectivo”, concluye.

Share Button

Masones de la reconstrucción

Masones, los otros ‘obreros’ de la construcción JESÚS MORÓN

Los malignos efectos de cuatro décadas de persecución franquista contra los masones españoles aún no se han curado del todo. Si no, la principal logia de Sevilla, la ciudad que durante la II República fue capital nacional de la masonería de la mano del que fue presidente del país, el sevillano Diego Martínez Barrio, no tendría todavía que camuflarse. Ninguna señal identifica su sede, para evitar el ataque de algún trasnochado que crea en la «conspiración judeo-masónica» que esgrimía Franco.

El «templo» y «taller» de la Respetable Logia Obreros de Hiramestá en un local bajo dando a una calle del también obrero barrio del Polígono San Pablo, aunque piden que no señalemos su ubicación exacta. Por prudencia y no por secretismo, que desmienten invitando al periódico a participar esta tarde de viernes en una «tenida blanca» o encuentro masón abierto a familiares, amigos e interesados de la calle. No pretenden captar a nadie sino «transmitir normalidad y transparencia», pues su presidente, Antonio Hernández Espinal, «maestro venerable» de la logia y publicista de profesión, explica que la masonería reniega del proselitismo.

El interesado en perfeccionarse como persona dentro de esta institución que se define como «filantrópica, filosófica y progresista» deberá postularse acudiendo a ellos para iniciar un proceso de entrevistas de entre tres o cinco meses previo a su admisión como «hermano aprendiz». ¿Cómo contactarlos? Escribiendo, como hemos hecho para venir, a obrerosdehiram29@gmail.com. Están en internet en masoneriaensevilla.org y el presidente se mueve en Twitter como @el_hermeneuta.

Jurídicamente son una asociación pero en cierta forma funcionan como una religión de religiones, en el sentido etimológico latino de «lo que une» a las personas entre sí y con el cosmos, porque sus ritos hablan de fraternidad, igualdad y humanismo, y aquí, según cuentan Antonio Hernández y sus compañeros, caben ateos, agnósticos y creyentes, sean católicos, musulmanes, judíos o mormones. «Esto es una escuela de convivencia, una escuela de virtudes y valores», dice Orlando Sánchez, de 36 años y con grado de «compañero», intermedio entre «aprendiz» y «maestro».

Cada uno es libre de revelar o no su faceta de masón, estigmatizada por la represión franquista, pero este jefe de proyectos en una empresa energética de Sevilla es de los que la proclaman «con orgullo». También lo hacen Jesús García, técnico en Airbus, o Javier Montes, programador informático y el más joven de la logia con 31 años. Sin embargo, el veterano José Luis Cobos, de 74 años, que fue delegado de una multinacional americana, apunta que muchos prefieren ocultar que son masones porque «se paga aún una factura social», como se demuestra, dice, cuando se ataca a algún político atribuyéndole ocultas intenciones al grito de ¡es masón!

Recuerda los rumores que señalan a Zapatero o a Rajoy como masones cuando en realidad, aclara, no lo son (sí lo fue el abuelo paterno del primero). Entre los «4.000 miembros activos» de las actuales órdenes masonas en España apenas se conocen figuras públicas: el exministro socialista Jerónimo Saavedra es el único que se les viene a la memoria que lo reconociera con normalidad.

Masones en el franquismo: exiliados o muertos

El franquismo liquidó la masonería («había dos tipos de masones: exiliados o muertos», dice Orlando) y la usó además como excusa para represaliar a muchos que no lo eran. «Abrió 80.000 expedientes [judiciales por masonería], pero los masones eran 5.000», dice la asesora fiscal Ascensión Tejerina, que fue de 2000 a 2006 la primera mujer en presidir una orden masónica en el país. En su caso la mayor, la Gran Logia Simbólica Española, a la que pertenece esta logia de Sevilla, su número 29.

La Logia Obreros de Hiram entronca su nombre con la simbología constructiva de la masonería (cuyo nombre deriva del francés maçon, albañil, como los antiguos miembros que levantaban catedrales): Hiram era el arquitecto del primer templo de Salomón en Jerusalén.

Su templo/taller del Polígono San Pablo se llama José Ramos en recuerdo del hombre que a su regreso del exilio en Brasil fundó esta logia en 1985, la primera en Sevilla desde la Guerra Civil. Antonio Hernández destaca que es la logia más antigua y también la más nutrida, aunque sus números siguen siendo muy pequeños: unos 35 o 40 miembros activos. Estima que todas las logias de Sevilla suman apenas 100 hermanos.

El presidente describe el mapa masón local. Hay cinco logias en Sevilla adscritas a cuatro organizaciones nacionales e internacionales. La Logia Itálica obedece a la Gran Logia de España, que sigue la tradición británica: al contrario que las otras, no admite mujeres y exige para ser miembro creer en la existencia de un ser supremo. La Logia Mediodía, como la de Obreros de Hiram, pertenece a la Gran Logia Simbólica Española; la Logia Tartessos es del Gran Oriente de Francia y la Luz de Al Ándalus se encuadra en la Orden Mixta Internacional El Derecho Humano. Anuncia Hernández que en junio abrirá una sexta logia en la provincia, en Marchena: estará bajo el manto del Gran Oriente de Francia y se llamará Antonio Machado en recuerdo del poeta e ilustre masón.

Epicentro masón

No hay ahora sevillanos conocidos que se declaren masones, pero en la República Sevilla era, junto a Barcelona, el epicentro español. Mencionan que en aquella España eran masones Manuel Chaves Nogales, Federico García Lorca, Blas Infante, Manuel Azaña, Santiago Ramón y Cajal o Fernando de los Ríos, bajo cuyo ministerio «se construyeron 14.000 escuelas en España». Había unos 160 diputados masones, de distintos partidos. Aunque recalca José Luis Cobos que la misión de la masonería no la guía el partidismo sino el deseo de hacer un bien colectivo. Sí hablan de política, pero con grandes conceptos. Cada mes celebran dos encuentros rituales cerrados y dos debates abiertos, que este año dedican a «la construcción de Europa».

Es la hora de la «tenida blanca abierta» y el salón se llena con medio centenar de hombres y mujeres, jóvenes y maduros, que vienen a conocer la masonería del siglo XXI. El «maestro» Cobos les explica lasimbología de sus elementos escénicos: las tres columnas de la sabiduría, la fuerza y la belleza, los rollos del trabajo de cada día, el damero de la bipolaridad de la vida, la cuerda con nudos de la solidaridad, las herramientas de albañilería, la plomada que busca el centro de los seres… Encima de un capitel hay un cesto con granadas. La fruta es una metáfora del equilibrio humano. Dentro, las pepitas están apretadas pero cada una conserva su individualidad y su semilla. Juntas representan el esfuerzo colectivo.

Salimos a la calle. En Francia, las sedes de sus 200.000 masones son conocidos centros públicos. Aquí, sin letrero por si acaso, estos otros obreros de la construcción están terminando de salir de la clandestinidad.

 

Fuente: ElMundo

Share Button

Historia Viva. La Francmasonería. Coloquio de la UNED (vídeo)

Share Button

La logia Aleph 147 apoya la labor de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca

logia Aleph

La Respetable Logia Aleph número 147, perteneciente a la Gran Logia de España, ha aportado 1.000 euros y asesoramiento jurídico para apoyar la obra social de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Talavera. La logia toledana ha valorado el trabajo de la Plataforma en favor de las familias con graves problemas para hacer frente a la hipoteca de sus viviendas, el pago de recibos, o el soporte psicológico o legal que requieren.

Cada logia de la Gran Logia de España es soberana para decidir el destino de los fondos que los hermanos que la componen donan para su obra social. Con este gesto, Aleph 147 quiere contribuir a “potenciar valores que como masones nos son propios, como la solidaridad, la libertad, la igualdad, además del autoconocimiento que logramos fruto de nuestro trabajo personal“.

Share Button

¿Masones en Cádiz en 1812?

masones en las cortes de CádizLa fantasía se dispara hasta límites insospechados sobre la posible influencia de este grupo en la redacción de la primera Carta Magna de la historia de España

La masonería siempre ha gozado en España de un halo de misterio y morbo que nunca deja indiferente. Quizás la causa sea el desconocimiento que de ella se tiene o la falta de información veraz sobre su funcionamiento. Una logia masónica se forma por personas que buscan su perfeccionamiento moral, bajo unos principios y tradiciones, de acuerdo con los valores de la sociedad moderna. Desde que la monarquía absoluta y la Iglesia empiezan a ver la masonería como un peligro integrado por librepensadores e ilustrados, comenzarán las campañas de propaganda a favor y en contra de la misma. Una corriente acusará a la masonería de apoyar cualquier idea que ponga en duda el régimen establecido (monarquía, Iglesia y clases sociales) y otra corriente, la defenderá adjudicándole las bondades de los derechos que se van ganando (derechos del ciudadano, libertad de culto, supresión de la esclavitud, etc.).

En el caso de la posible influencia de la masonería en la Constitución de 1812, la fantasía se dispara hasta límites insospechados. Hay quien les atribuye a los masones todo lo bueno que contenía (soberanía nacional, libertad de imprenta, educación obligatoria, supresión de señoríos, etc.). Y otros sectores acusaron la influencia masónica y despreciaron la obra jurídica como un producto de revolucionarios y anticlericales (limitación de poderes al Rey, supresión de la Inquisición, etc.). Quizás la verdad es más sencilla y los hechos más cercanos a lo que pensamos. ¿Existían masones en Cádiz en 1812? La respuesta es sí… y desde mucho antes de 1808.

En 1732, el Gran Maestro de Gibraltar (representante de los masones en el Peñón) recibe la posibilidad de hacerse cargo de los masones de la zona que rodea al Peñón (en concreto, de “Gibraltar y los territorios adyacentes”). A diferencia de la actualidad, el contacto marítimo y terrestre entre Gibraltar y Cádiz era absolutamente cotidiano y sin mayores dificultades. En esta misma época se detectan los primeros masones extranjeros que residen o han pasado por Cádiz. Ya en 1743, la Inquisición detuvo y condenó a un sacerdote católico, el P. José Augusto, en El Puerto de Santa María. Ésta es, hasta el momento, la primera noticia documentada de la presencia de un masón español en la Bahía. Más tarde, el Marqués de Ureña, impulsor de la Santa Cueva y conocido hombre de ciencias y letras del XVIII gaditano, describirá, en las memorias de su viaje europeo, que asistió a conciertos organizados por logias londinenses y que fue invitado a participar en sus reuniones. Estamos hablando de un personaje profundamente católico, noble, ilustrado y al que le pedían informes desde el cabildo de la Catedral hasta el Ayuntamiento, corporaciones de Bellas Artes o el planeamiento del poblado naval de San Carlos.

En el final del siglo XVIII gaditano, nos encontramos con la construcción de la Santa Cueva por la nobleza ilustrada que mantiene contactos con el compositor (masón) Joseph Haydn para encargarle la partitura de ‘Las Siete Palabras’ a través del Marqués de Méritos (gaditano y amigo personal de Haydn, al que visitaba y con el que compartía veladas musicales cuando acudía a Viena). Por aquellas mismas fechas, el héroe francés de la independencia de EEUU, La Fayette, se encontraba en Cádiz asustando a las autoridades españolas con un posible contagio en las colonias españolas del deseo de emancipación norteamericano.

Por tanto, sabemos que a fines del XVIII ya existían masones en Cádiz (al menos como visitantes). Luego, en 1807, muchos oficiales de la flota franco-española, que se encontraba en la localidad francesa de Brest, se unieron a logias francesas y llegaron a crear una logia de españoles en aquella ciudad. A la vuelta de la flota a Cádiz, los integrantes decidieron continuar sus reuniones (tenidas) en un café de la muy gaditana calle San Francisco. A la vez, en 1807, figura un buen grupo de españoles (varios gaditanos, por más señas) participando en las logias de Gibraltar.

Mucho se ha discutido sobre la posible pertenencia a la masonería del General Solano, José de San Martín (ayudante del general) y Carlos Pignatelli (el personaje que alivió el sufrimiento de Solano). Lo único demostrado de forma indudable es que el líder argentino San Martín sí fue masón. De los otros dos personajes no se ha llegado a una certeza razonable. En plena Guerra de Independencia, la cuestión masónica se enrarece por culpa de las asociaciones patrióticas independentistas. Estas sociedades, aunque se llamasen logias, no eran más que grupos políticos con apariencia de masónicas. La más importante se localizaba en el barrio de San Carlos y al frente de ella estaba el argentino Carlos de Alvear. Por ella pasarían algunos de los líderes independentistas americanos. A muchos diputados hispanoamericanos se les ha adjudicado su pertenencia a logias masónicas o a estas sociedades patrióticas para tratar de reforzar su aureola romántica.

La abundante prensa de la época hará de la masonería un tema habitual. Unos escribirán para tachar de afrancesados traidores a los que la viesen bien o, por el contrario, para alabar sus principios y valores éticos. Cádiz conocía la presencia masónica. Las ‘Memorias’ de Alcalá Galiano son de una fiabilidad incuestionable y aseguran que en la casa de los Istúriz (lugar que ahora ocupa el Casino Gaditano) residía una logia en la que se inició. En ella se encontró con el diputado quiteño Mexía Lequerica. Quizás este hecho influyese en que, posteriormente, se identificase “liberal” con “masón”, como si fuese algo inseparable, lo cual no es cierto si analizamos la masonería en otras naciones.

Por otra parte, no podemos olvidar que mientras que se están reuniendo las Cortes de Cádiz, existe la actividad masónica de extranjeros. Sin lugar a dudas, la mayor actividad radicaba en los residentes británicos. No podemos olvidar que el embajador inglés, Richard Wellesley (hermano del Duque de Wellington), fue Gran Maestro de la Gran Logia de Irlanda en 1782. Otro británico prominente, James Duff o Conde de Fiffe, llegaría a Gran Maestro de la Gran Logia de Escocia en 1816 (este personaje será muy querido en Cádiz por su colaboración con el ejército español y caer herido gravemente en una ofensiva en Matagorda). Y, por descontado, el generalísimo y laureado en la guerra napoleónica, el Duque de Wellington, que fue iniciado en la masonería en Irlanda en 1790. Y, finalmente, debemos recordar que en los regimientos británicos estaban autorizadas las logias y que algunas pasaron por Cádiz y la Isla de León donde permanecieron acantonadas.

¿Hasta qué punto influyeron los ideales masónicos en las Cortes de Cádiz? Pues quizás la pregunta no esté bien planteada puesto que la masonería no es un grupo de presión ni lobby y porque hay algo que pocos quieren entender: que prohíbe las discusiones políticas o religiosas en sus reuniones (precisamente para respetar las ideas y creencias de todos). La Constitución de Cádiz recogía un espíritu ilustrado, liberal y preconizaba derechos que ya habían cuajado en Francia, EEUU y Gran Bretaña respecto a ciertos modos y maneras políticas. Por tanto, que hubiese diputados masones (como Alcalá Galiano o Mexía Lequerica) no permite ver una causa efecto. Compartir los ideales de libertad, igualdad y fraternidad no adscriben a nadie a ninguna sociedad concreta… ¿o sí?.

Fuente: diariodecadiz

 

Share Button