Últimos artículos publicados...

<< >>

Mozart: “divino” masón

No hace falta ser un genio para discernir en la música de Mozart, claros contenidos que no están al alcance de la multitud. Son aquellos elementos dispersos e inadvertidos en multiplicidad de partituras, los que ligan al gran maestro de Salzburgo con tendencias políticas asociadas con el Iluminismo y la Masonería… La flauta Mágica es

Share Button

La Masonería de Adopción en España

En España, durante el Sexenio Democrático aparecen algunas logias femeninas dependientes del Gran Oriente de España. Es el caso de la logia Hijas de Minerva, que debió aparecer hacia 1872, seguida de la logia Hijas del Sol, en ese mismo año y de la más tardía Hijas de Memphis, fundada en 1877. Contaron con un órgano de prensa, Las

Share Button

Gran Logia de España: Resolución de adhesión al Jefe del Estado

La Masonería Española ha abierto su última Gran Asamblea con la aprobación de una Resolución de adhesión al Jefe del Estado Español. El texto dirigido a Su Majestad el Rey, reitera la “lealtad a la Corona de España, personificada en Vos, y a la Constitución Española de 1978“. “Es nuestro deseo expresar a Vuestra Majestad que

Share Button

El movimiento Scout y la Francmasonería

Casi desde los comienzos del Movimiento Scout, muchos han expresado interés en saber si su fundador, Baden Powell era o no un masón. Se dice que los valores del Scoutismo son muy parecidos a los de la Francmasonería, y muchos de los contemporáneos de Baden Powell eran prominentes miembros de la Orden, entonces ¿no sería

Share Button

Catedrales, masones y signos lapidarios

Para empezar, los masones nunca fueron ateos ni brujos, sino más bien albañiles, constructores, para quienes Dios era el “Gran Arquitecto”. A este tema lo puso de moda el libro “El Misterio de las Catedrales”, que en 1929 reveló las curiosas relaciones de una logia gremial medieval con las ciencias musulmanas, los conocimientos judíos y

Share Button

«La masonería es una sociedad discreta, nunca secreta»

Manuel Soto, en el templo masónico coruñés. La masonería en Galicia tuvo una amplia presencia a finales del siglo XIX y en la primera mitad del pasado siglo. Tras la dictadura franquista, en la que fue duramente perseguida, ha vuelto a reorganizar sus logias en buena parte del territorio gallego. En Lugo no existe ninguna

Share Button

El Holocausto masónico en la España de Franco

Según acertada frase del conocido intelectual español Francisco Umbral los masones fueron los “judíos” de Franco. Si bien la rebelión militar contra la República Española del 18 de julio de 1936 acabó con todas las libertades democráticas para instaurar una férrea dictadura, sus efectos sobre los diferentes estamentos sociales y políticos de España fueron notablemente

Share Button

Mozart: “divino” masón

Mozart masón

No hace falta ser un genio para discernir en la música de Mozart, claros contenidos que no están al alcance de la multitud. Son aquellos elementos dispersos e inadvertidos en multiplicidad de partituras, los que ligan al gran maestro de Salzburgo con tendencias políticas asociadas con el Iluminismo y la Masonería

La flauta Mágica es una de las óperas más elaboradas donde se alcanza una enorme acumulación de signos cifrados y mensajes crípticos del divino Mozart…Obertura de la Flauta Mágica

La obra ideada con propósitos inmediatos, debía recoger principios básicos de la Masonería y exaltar, mediante la música, la fraternidad universal de sus miembros. Al propio tiempo, se mantendrían ocultas las alusiones a los ritos iniciáticos y a las diferentes ceremonias. El propio argumento sugiere la dialéctica luz-tinieblas.

La luz es encarnada por el enigmático sacerdote Sarastro; las tinieblas, por la siniestra Reina de la Noche, sombrío personaje que desde un principio procura confundir al protagónico príncipe Tamino en su ruta hacia la iniciación. Segunda aria de la Reina de la Noche

Para quien escucha o presencia la célebre opera, la reina de la noche es un paradigma de causas perdidas. Más parece un ángel caído cuyo único fin es estorbar la propagación de la luz, encarnada por Sarastro. La escolta es un trío  de damas mentirosas y audaces, junto a un carcelero negro llamado Monostatos.

Hablando históricamente, Sarastro (el sacerdote portador de la luz) es inspirado en Ignaz Von Born, jefe masón a quien Mozart dedica por aparte una inspirada obra. El nombre mantiene una curiosa referencia a Zoroastro (Zaratustra), de la mitología persa.

En la numerología masónica, el 3 es un número  particular, relevante durante toda la obra. Con 3 acordes  se inicia la Obertura, y cada uno de ellos se repite en diferente inversión hasta sumar otros tres. En la notación occidental, la pieza se escribe en Mi Bemol Mayor, cuya armadura implica la presencia de 3 bemoles. Cada uno de los acordes, 3 en total, responde a la llamada que realiza el aspirante a la iniciación a las puertas del templo. Tres son las damas, secuaces de la Reina de la Noche; a igual número llegan los genios o adolescentes; tres son los templos: Sabiduría, Razón y Naturaleza. Por último, tres son los consejos que se dan al iniciado (Tamino): Silencio, Fuerza y Constancia.

Al margen de las consideraciones anteriores, La Flauta Mágica trasunta sencillez. La trama que la rige es un cuento de hadas en el que la protagonista es la Música que brota del maravilloso instrumento. Por otra parte se trata de un cuento con moraleja. Un príncipe, y aquí viene a cuento la sangre azul, debe superar un sinfín de obstáculos sin volver a ver atrás, sin caer en el síndrome de la mujer de Lot. Por ello la gran moraleja que se obtiene es la de no dar crédito a las apariencias. La burda trama que la reina y sus damas han echado a rodar solamente sirve para confundir. El iniciado porta consigo los medios para discernir entre el bien y el mal, entre el blanco y el negro, entre la luz y la oscuridad.

En la trama, los instrumentos musicales son las armas de la luz; la flauta aparece construida del más puro y centenario roble, símbolo de la fuerza y de la resistencia. Igualmente aparece el Glockenspiel del pajarero Papageno que tiene la virtud de hechizar.  Aria de Papageno El inusual y poético  equilibrio entre drama, hermetismo, nobleza y comicidad hace de La Flauta Mágica una ópera irrepetible…  ¿Nos sorprendería el hecho de que Goethe, al estilo Sarastro, en los postreros momentos pidiera “Luz, más Luz”? Acaso recordaríamos los instantes finales del gran compositor Gustav Mahler, quien sumido en la semiinconsciencia musitaba solamente Mozart, Mozart, Mozart.El Divino Mozart, divino y masón, es el centro mismo de tal expresión estética, el mágico poder de la palabra cantada, de la música viva y trascendente, lo erige en portador de la Lira de Orfeo. Seres animados de cualquier reino se inclinaran ante el mágico poder de su armonía, que comprueba una vez más que la luz y el movimiento del Cosmos lo adoptaron para siempre como su bien amado. Marcha de los sacerdotes (comienzo del segundo acto)

Ancora, 10 de agosto de 2008
La Nación, Gonzalo Castellón 
Share Button

La Masonería de Adopción en España

Clara CampoamorEn España, durante el Sexenio Democrático aparecen algunas logias femeninas dependientes del Gran Oriente de España. Es el caso de la logia Hijas de Minerva, que debió aparecer hacia 1872, seguida de la logia Hijas del Sol, en ese mismo año y de la más tardía Hijas de Memphis, fundada en 1877. Contaron con un órgano de prensa, Las Hijas del Sol, dirigido por la Baronesa de Wilson. En 1886 también aparece un buen número de mujeres en el censo de la logia Legalidad de Madrid. En 1887 se funda la logia Hijas de los Pobres de Madrid. Se trataba de logias de Adopción.

La confusión en la terminología masónica con respecto a la masonería femenina no oculta sin embargo que bajo el nombre de cámara o logia, las mujeres trabajaron bajo las formas rituales de la masonería de Adopción.

Al comenzar 1890, el Gran Oriente Español contaba sólo con dos logias de Adopción,: Creación de Mahón e Hijas del Progreso de Madrid.

En España los primeros Reglamentos que sientan las bases de la masonería de Adopción datan de principios de la década de los años noventa del siglo XIX y responden a los problemas de irregularidad en que habían caído muchas logias que iniciaban a mujeres, lo que suponía una contravención de una norma general masónica que data de las Constituciones de Anderson que prohibía el ingreso de mujeres en la Orden. Así, en el Boletín del Gran Oriente Español (BOGOE) de 15 de agosto de 1892 aparece una Ley de Adopción, se establece: “que la Federación tiene sus Logias de Adopción, nuestra Federación no admite en su seno a la mujer sino que la designa un Rito especial llamado de Adopción”.

El primero de los Estatutos sobre la masonería de Adopción en España aparece en 1893. En ellos se mantiene la regla de que todos los trabajos en Logia deben ser supervisados por hombres masones que ostenten como mínimo el grado de maestro. Tras la reforma de 1902 y la aparición de un nuevo Reglamento del Rito de Adopción, la situación de las logias no cambia apenas.

Recordemos que en España la mujer mantiene una situación de subordinación al marido conforme al Código Civil de 1889.

La presencia de mujeres en los grandes acontecimientos masónicos se limita a la participación de forma individual. Es el caso de Rosario de Acuña y Ángeles López de Ayala con sendos discursos en la inauguración el 24 de junio de 1888 del Colegio del Gran Oriente Nacional de España en los que ambas hermanas brindaron por la emancipación de la mujer en la sociedad. Ángeles López de Ayala fue una escritora librepensadora relacionada con los círculos republicanos. En 1888 ingresó en la logia de Adopción Amantes del Progreso y en 1889, en la logiaHijas de los Pobres. Junto a Amalia Domingo Soler, fueron exponentes de las doctrinas espiritistas de influencia deísta y sostuvieron estos principios frente a las actitudes librepensadoras materialistas de inspiración atea. Ángeles López de Ayala participaría en la logia Constancia nº 102 de Barcelona como Secretaria del taller. El 17 de septiembre de 1910, la Comisión Organizadora del Primer Congreso Librepensador Nacional en una carta que dirige a Fernando Lozano se le pide que Ángeles López de Ayala “preste al acto su adhesión valiosísima, pues sin ella se le restaría al Congreso muchísima importancia”. La escritora se convierte casi en un icono del librepensamiento.

 

En los Estatutos Generales del GOE correspondientes a la reforma de 1903 se ofrecen razones similares para la creación de la masonería de Adopción. El Rito de Adopción se convierte en una fórmula necesaria para una institución progresista y comprometida en las transformaciones sociales. En esta época las logias de Adopción o femeninas comienzan a formar parte de los organigramas masónicos aunque eran organismos dependientes y subsidiarios de la masonería formada por hombres.

Hermanas de La Cámara de Adopción “Hijas de la Unión” nº 5, Gran Oriente Español, 1904

La constitución federalista del GOE de 1923 no supone ningún cambio para las logias de Adopción, tampoco por el texto de 1933. De hecho, la evolución de la mujer en la masonería fue pareja a los movimientos feministas de la sociedad española del momento. En este sentido, la defensa de la emancipación femenina entra a formar parte del discurso masónico como un «feminismo de hombres», de la mano de figuras como Odón de Buen o Cristóbal Litrán. En 1925 aparece en el BOGOE una propuesta para reformar la masonería de Adopción en un sentido más progresista con el fin de conceder un mayor protagonismo a las mujeres en las logias. Pero la situación de la mujer dentro de la masonería no cambia.

A partir de 1920 el estado de opinión de la masonería respecto a la admisión de mujeres en sus instituciones comienza a cambiar. Por parte de la GLE se presentaron propuestas ante la Asociación Masónica Internacional (AMI) en este sentido. En el Boletín de la GLE de junio de 1933 figura una proposición pidiendo la autonomía para las logias femeninas y una equiparación a los hombres en cuanto a los signos de los grados. Esta proposición será llevada a la Asamblea de Ginebra de la Asociación Masónica Internacional, donde no tendrá ningún éxito.

¿Que nivel de participación tuvo la mujer en la masonería española? En la zona de Valencia, la masonería femenina alcanzó cifras especialmente abultadas. En 1886 aparece ya un nutrido grupo de mujeres en la logia Constante Alona en Cámara de Adopción. Rosario de Acuña y Villanueva solicitó su ingreso en la logia Constante Alona de Alicante el 12 de febrero de 1886. Otra escritora fue Mercedes Vargas Chambó, también iniciada en la logia alicantina, aunque posteriormente se afilió a la logia Hermanos de la Humanidad de Albacete. A partir de 1892 comenzará su andadura la logia de Adopción Hijas de la Uniónde Valencia. Y en Cartagena aparece un nutrido grupo de mujeres en la logia Diez Hermanos nº 380 fundada el 1 de enero de 1887 bajo los auspicios del GONE. Posteriormente, en 1893 estas mujeres formaron la logia de Adopción con el nombre de logia Caridad.

Respecto a Andalucía, cabe citar la logia de Adopción Hijas de la Regeneración que aparece vinculada a la logia Regeneración, instalada en 1895 en Cádiz. En la provincia de Granada la logia Luz del Porvenir de Loja de 1888 aparecen diez mujeres en Cámara de Adopción. En la provincia de Almería destaca la labor masónica emprendida por Adela Martínez, viuda de Salmerón, que perteneció a la logia Salmeroniana nº 206 de Alhama de Almería fundada bajo los auspicios del GOE. De entre las numerosas mujeres destaca Belén Zárraga Hernández, política feminista, librepensadora y republicana federal, fundadora de la Federación Malagueña de Sociedades de Resistencia en 1897 y el semanario La Conciencia Libre. Participó en el Congreso Universal de Librepensadores de Ginebra y presidió la Asociación General Femenina de Valencia. En su ideario mezclado de elementos como anticlericalismo, humanismo integral, pacifismo universalista, nacionalismo, obrerismo y regeneracionismo.

En Canarias, el grueso de la masonería femenina se concentra en la logia Añaza de Santa Cruz de Tenerife. y en la logia Andemana nº 3 de Las Palmas de Gran Canarias.

Las mujeres que durante la Segunda República ingresan en la masonería son, en muchos casos, grandes personalidades. Se citan a estos efectos, a Clara Campoamor, Victoria Kent o Margarita Nelken. Sin embargo, aunque en los expedientes personales de Clara Campoamor, Margarita Nelken y Victoria Kent que se encuentran en el AHNS se hacen constantes referencias a una posible filiación masónica, lo cierto es que no se ha encontrado en ninguno de los tres casos su expediente de iniciación. En el caso de Clara Campoamor se asegura por parte de los Servicios Especiales de Información que trabajaron intensamente durante la inmediata postguerra que, en efecto, era masona y que perteneció a la logia Reivindicación de Madrid. Allí se dice que un testigo afirmó que Clara Campoamor asistía a la logia Reivindicación de Madrid (AHNS, Masonería B, legajo 672, exp. 4). En cambio, su pertenencia a la Liga de los Derechos del Hombre, organización muy vinculada a la masonería, sí está acreditada.

La logia de Adopción Amor de Madrid representa la tendencia emancipadora de la masonería durante la Segunda República. Dicho taller fue instalado el día 2 de diciembre de 1931 bajo los auspicios de la logia Mantua de Madrid, pues era imprescindible que toda logia femenina fuese patrocinada por una logia regular, es decir, una logia masculina. Dicha logia perteneció a la Gran Logia Española. En la tenida de instalación fue afiliada Carmen de Burgos que ya pertenecía a la masonería anteriormente.

Victoria Kent también aparece relacionada con algunas logias a causa de los estrechos lazos de amistad con masones. Victoria Kent no reivindicará el derecho al voto de la mujer influida por la disciplina de partido y la idea de que la mujer no estaba preparada para participar responsablemente en la vida política democrática. Carmen de Burgos y Clara Campoamor, en cambio, defendieron el derecho de la mujer al sufragio sin paliativos ni condiciones. Carmen Burgos fue pionera en el ámbito del periodismo cuando en 1901 entra a formar parte de la redacción delDiario Universal. En 1920 fundó la Cruzada de Mujeres Españolas a favor del sufragio femenino. Durante la República se afilia al Partido Republicano Radical Socialista, al igual que Victoria Kent. Sin embargo en cuestiones como el sufragio femenino adoptaron posturas diferentes.

Extractado de: Natividad Ortíz Albear, Las Mujeres en la Masonería, Málaga, 2005, pp. 47-89 y 113-275.

Share Button

Gran Logia de España: Resolución de adhesión al Jefe del Estado

Gran Logia de EspañaLa Masonería Española ha abierto su última Gran Asamblea con la aprobación de una Resolución de adhesión al Jefe del Estado Español. El texto dirigido a Su Majestad el Rey, reitera la “lealtad a la Corona de España, personificada en Vos, y a la Constitución Española de 1978“.

Es nuestro deseo expresar a Vuestra Majestad que la Gran Logia de España es heredera de la Tradición Masónica que ha aportado a la Historia de nuestra nación los principios de Fraternidad Universal y Progreso, y sigue comprometida, como lo ha estado siempre, con la defensa de las libertades cívicas y el respeto a la Ley como límites de nuestra voluntad de hombres libres. Reconocemos a la Corona de España como la Institución que representa al pueblo español y por cuya voluntad política se instituyó la Constitución de 1978, expresando nuestra adhesión a Vos, Majestad, por compartir con nosotros, masones regulares, el servicio a España, la defensa de la Constitución y el respeto a los Derechos Humanos“, concluye la Resolución, que será remitida a Casa Real.Con esta resolución, la Gran Asamblea recupera la tradición de adhesión al Jefe del Estado y acatamiento de la ley, un landmark que obliga a todos los masones libres y aceptados. ”De esta manera, expresamos nuestro respeto, reconocimiento y acatamiento legal a la Institución primordial del Estado, proceder común de todas las Grandes Logias del mundo. Somos leales al Soberano y a la Constitución política que rige el país que nos acoge, reconocemos la primacía de la Ley que emana de la voluntad del pueblo al que servimos, y expresamos este Deber mediante la adhesión y el respeto a la persona que representa al Estado que garantiza la eficacia de las leyes que nos permiten ser libres“, explicó el Gran Maestro de la Gran Logia de España, que recordó que en los ágapes de las logias de la Gran Logia de España se reserva el primer brindis oficial al Rey de España.

Óscar de Alfonso, reelegido Gran Maestro de la Masonería Española

El Respetable Hermano Óscar de Alfonso ha sido reelegido como Gran Maestro de la Gran Logia de España. 592 masones han ejercido su derecho al voto en estas elecciones, en la que el candidato ha obtenido el 92% de los sufragios. Con este resultado, la Masonería Española da continuidad a la etapa de renovación y apertura abierta en 2010.

Investidura del Gran Maestro de la Gran Logia de España.

La Gran Logia de España  ha vivido estos cuatro años en un ambiente de transparencia, paz y estabilidad. Esta situación ha permitido trabajar de manera intensa áreas como la formación masónica, la publicación de libros y textos, la modernización administrativa o la comunicación y promoción de la Masonería en nuestro entorno social. Es hora ya de que demos un paso adelante y nos abramos sin complejos a la sociedad en que vivimos para dar a conocer los valores que defendemos“, ha explicado el Gran Maestro.La Gran Logia de España es la institución masónica más extendida de nuestro país, a la que pertenecen nueve de cada diez masones españoles. Además de representar a lapráctica totalidad de la Masonería Española, es la depositaria de su legado histórico, al integrar al Grande Oriente Español fundado en 1889, y el único cuerpo masónico español que mantiene lazos de amistad y reconocimiento con 174 Grandes Logias regulares de todo el mundo.

Delegaciones de 27 Grandes Logias acuden a la Gran Asamblea

Un total de 437 aprendices, compañeros y maestros de la Gran Logia de España han participado en la XXXIII Gran Asamblea Ordinaria de la Masonería Española, la máxima autoridad de la Francmasonería Regular de España que aprueba, rectifica, suspende o deroga las decisiones que se hayan tomado a lo largo del año masónico. En la misma tienen derecho de voto todos aquellos maestros masones que, en algún momento de su vida masónica, han dirigido los trabajos de una logia.El encuentro contó con la presencia de 13 Grandes Maestros y delegaciones de distinguidos visitantes llegados de las Grandes Logias y Orientes regulares de Alemania, Americano canadiense en Alemania, Andorra, Argentina, Armenia, Austria, Azerbaiyán, Bulgaria, Congo, Costa de Marfil, Francia, Estonia, Gabón, Hungría, Israel, Italia, Letonia, Luxemburgo, Macedonia, Marruecos, Noruega, Portugal, Rumanía, Serbia, Suiza, Tamaulipas y Turquía.

Al mismo acudieron los máximos representantes y los principales cuerpos y órdenes masónicas en amistad con la Gran Logia de España: el Supremo Consejo del Grado 33 y Último Grado del Rito Escocés Antiguo y Aceptado para España; el Supremo Gran Capítulo de los Masones del Arco Real; el Gran Priorato de las Ordenes Unidas, Religiosas, Militares y Masónicas del Temple, de San Juan de Jerusalén, Palestina, Rodas y Malta; el Gran Conclave de la Orden del Monitor Secreto o Fraternidad de David y Johnatan en las Islas Británicas y sus Territorios de Ultramar; los Caballeros Sacerdotes Templarios del Sagrado Arco Real u Orden de la Sagrada Sabiduría; y el Gran Priorato Rectificado de España.

El Gran Maestro de la Gran Logia de España, el Muy Respetable Hermano Óscar de Alfonso, sometió a la consideración de la Gran Asamblea la gestión realizada por el equipo de gobierno de la Orden durante 2013. Desde el Área de Formación, Docencia y Divulgación se ha impulsado, a través del Instituto Masónico Español, la celebración de convenios de colaboración y conferencias con Caixaforum, el Ateneo de Barcelona, el Ateneo de Madrid o la Biblioteca Pública Arus, además de relanzar el trabajo de las logias de investigación.

En el apartado de Beneficencia y Solidaridad, la Masonería Española ha colaborado en 2013 con diversos Bancos de Alimentos, la asociación Enfermeras McMillan, y la Cruz Roja, mediante la entrega de una ambulancia medicalizada cuyo valor supera los 100.000 euros. La Gran Logia de España ha prestado ayuda a miembros de la institución que se encontraban en estado de necesidad y requerían aportaciones económicas de subsistencia, asesoramiento legal y de gestión o apoyo en la búsqueda activa de empleo. Además, ha prestado atención a hermanos de otros países como Brasil, Cuba, Estados Unidos o Reino Unido o a sus familiares que, por distintas causas, han sido hospitalizados en España.

La Gran Cancillería, encargada de las relaciones exteriores de la Orden, mantiene un intenso contacto escrito con las diversas obediencias del mundo. En el último año, la Gran Logia de España ha consolidado el proceso de reconocimiento mutuo de amistad con las Grandes Logias del Congo y Albania. A fecha de hoy la Masonería Española reconoce y es reconocida por un total de 174 Grandes Logias regulares en los diferentes continentes: 45 en Europa, 51 en Estados Unidos, diez en Canadá, once en México, ocho en Centroamérica, 24 en Sudamérica, 14 en África, siete en Australia y cuatro en Asia.

A lo largo del año el Gran Maestro de la Gran Logia de España ha participado en las actividades de las Grandes Logias y Orientes regulares de Andorra, Brasil, Bulgaria, Francia, Italia, Marruecos, Portugal, Rumanía, Turquía o la Gran Logia Americano Canadiense en Alemania. Además, en el marco de la normalización de relaciones institucionales, se ha entrevistado con el Presidente de la Federación de comunidades Judías de España y con el Obispo de la Iglesia Anglicana en España.

La Gran Asamblea ratificó la pena de irradiación dictada por la Corte Suprema de Justicia Masónica del Pasado Gran Maestro de la Gran Logia de España, el Muy Respetable Hermano José Carretero. La sanción, según las tradiciones de la masonería, implica su baja definitiva de la institución. La Corte, que actúa al amparo del derecho de autorregulación de las asociaciones, considera al Muy Respetable Hermano autor de dos hechos concretos en los cuales se extralimitó de sus funciones como Gran Maestro. La Gran Asamblea también ratificó la pena para otros cuatro hermanos que ostentaron cargos de responsabilidad durante la anterior Gran Maestría.

La Gran Asamblea aprobó la censura de cuentas de 2013, ejercicio que cierra una etapa en la que se han reducido de forma significativa las cuotas, denominadas capitaciones en Masonería, se han exonerado de cualquier pago a los hermanos mayores de 80 años y se ha amortizado la totalidad de la deuda bancaria de la Gran Logia de España. ”Durante los últimos cuatro años se ha llevado a cabo por parte del equipo de Tesorería una importante labor de recionalización del gasto y saneamiento de las cuentas“, explica el informe del Gran Tesorero. A partir del 1 de enero de 2014 la Gran Tesorería ha procedido a adaptar los criterios contables de la Gran Logia de España a la normativa vigente para las Entidades de Utilidad Pública.

La Gran Asamblea se cerró con la concesión de la medalla de la Orden Masónica del Fundador con distintivo azul al Gran Maestro de la Gran Logia Nacional de Rumanía, el Muy Respetable Hermano Radu Balanescu, y al Gran Maestro de la Gran logia Legal de Portugal, el Muy Respetable Hermano José Francisco Moreno.

También se concedió la medalla, a titulo póstumo, a Abraham Menases, Abraham Hassan y Ángel Luis Chipolina. Los informes de estos Respetables Hermanos, miembros de la Gran Logia Distrital de Gibraltar de la Gran Logia Unida de Inglaterra, sobre la regularidad de los trabajos en la Gran Logia de España jugaron un importante papel en el reconocimiento internacional de la Masonería Española a mediados de los años ochenta.

Share Button

El movimiento Scout y la Francmasonería

Baden PowellCasi desde los comienzos del Movimiento Scout, muchos han expresado interés en saber si su fundador, Baden Powell era o no un masón. Se dice que los valores del Scoutismo son muy parecidos a los de la Francmasonería, y muchos de los contemporáneos de Baden Powell eran prominentes miembros de la Orden, entonces ¿no sería razonable que BP también hubiera sido miembro de esta organización?

Actualmente no se conocen documentos que avalen la filiación masónica de BP, e incluso Lady Olave en su momento negó que BP hubiera estado en alguna Logia, pero es innegable la cercana similitud de algunos de los postulados Scouts y Masónicos, sin contar el gran número de miembros de ambas organizaciones que han militado en ambas instituciones.

En los tiempos de la Inglaterra imperial era cosa común que los representantes más prominentes de la sociedad británica, incluyendo a la oficialidad del ejército, pertenecieran a alguna Logia; BP era un destacado oficial de caballería, cercano a varios Masones regulares; es muy probable que BP al menos haya sido invitado a portar el Mandil.

Otra de las teorías que se manejan es que BP haya sido iniciado en algunas de las posesiones de ultramar del imperio británico (la India, Afganistán o África, por ej.), y por esta razón no figure en los registros de la Gran Logia unida de Inglaterra; si es así, lo mas probable es que simplemente mantuviera discretamente en silencio su filiación, y que con la fundación del Movimiento Scout BP sólo habría “caído en sueño”(es decir, suspender su membresía) como masón, para así mantenerse totalmente consecuente con la universalidad del Escultismo y no caer en conflicto con aquellos que no ven con buenos ojos a la Masonería, especialmente los católicos.

Sea cual sea la verdad, de todas formas el nombre de Lord Baden-Powell puede inscribirse entre los grandes benefactores y filántropos de la humanidad, los cuales son reconocidos por organizaciones como la Francmasonería.

En la gran mayoría de los países en donde se ha fundado el Movimiento Scout ha estado siempre presente la Masonería; en Chile, desde sus inicios la Gran Logia de Chile apoyó directamente a la Asociación de Boy Scouts de Chile; la gran mayoría de su directorio era masón, expresado básicamente en el estricto laicismo de la institución, que generó no pocos roces con la jerarquía eclesiástica, e incluso determinó en 1953 la división de un número importante de Grupos Scouts para organizarse como la Federación de Scouts Católicos, y más adelante en 1969, la formación de los “Scouts de la Reforma”, quienes denunciaban la intrusión de la masonería en los asuntos de los Scouts de Chile; estas circunstancias se acabaron una vez que el Escultismo chileno finalmente se unificó a principios de la década del 70; desde esa fecha, la influencia mayoritaria vino de parte del catolicismo, situación que aún perdura hasta nuestros días. En 1980, un pequeño grupo de Dirigentes Scouts de la antigua Asociación que desapareció con la unificación de 1973, se descolgó de la organización unificada para refundar el Escultismo de antaño, iniciativa que es apoyada hasta la actualidad por la Gran Logia de Chile. Todo esto demuestra que la Orden Masónica de una manera u otra ha estado permanentemente presente en el Escultismo chileno, y esto no es mera casualidad ni simple filantropía.

El escritor francés Roger Peyrefitte declaró que:

“los boy scouts surgieron de la masonería, porque Baden Powell era masón. Soñó, según lo escribió, con hacer convivir en buena armonía “a hijos de duques e hijos de criados”. Por cierto, “la Iglesia, antes de apoderarse del escultismo, se opuso a él encarnizadamente” (Peyrefitte, Roger: “Los hijos de la luz”, Sudamericana, Buenos Aires, 1962.)

El masón suizo Henry Dunant creó la Cruz Roja Internacional (…) Robert Baden Powell fundó el Movimiento Scout, laico y pionero, en tanto que otro masón, Pierre de Coubertin refundó los Juegos Olímpicos”

Si tantos investigadores citan a BP como francmasón, ¿por qué en el Movimiento Scout se oculta o ignora este dato?

¿Baden Powell fue masón?

Trabajar la piedra bruta es la tarea del Aprendiz Masón; para el Scout Aspirante, es él el propio responsable de su adelanto

Esta pregunta no ha podido ser contestada aún. Lady Olave afirmó en una oportunidad que Baden Powell nunca fue masón, pero…¿es esto verdad?

Primero que todo debemos decir que no conviene para los intereses de la Iglesia Católica que BP sea masón y es justamente esta Iglesia quien ha intentado monopolizar el escultismo en muchos países. Si saliera a la luz la pertenencia de BP a la antigua Hermandad, ¿qué sucedería?

El catolicismo ha sido el enemigo más duro de la masonería y aún hoy “no ha cambiado el juicio negativo de la Iglesia respecto de las asociaciones masónicas, porque sus principios siempre han sido considerados inconciliables con la doctrina de la Iglesia, y los fieles que pertenezcan a ella se hallan en pecado grave y no pueden acercarse a la santa comunión”, según una declaración de la Congregación para la Doctrina de la Fe en noviembre de 1983. (Boletín Salesiano, Montevideo, septiembre 1990). Lo cierto es que ante la falta de documentación que avale el espíritu masónico de BP, debemos analizar las similitudes entre el escultismo y la masonería.

SIMILITUDES DEL ESCULTISMO CON LA MASONERÍA

Algunos puntos de contacto entre ambas instituciones que podemos enumerar son los siguientes:

1) La promesa scout como una iniciación del aspirante (profano) en iniciado. La misma se llama vela de armas o fuego de la ley y es solo presenciada por los scout promesados y consiste en que el candidato ingresa vendado y es sentado en medio de los demás scouts. Ante una mesa preparada para la ocasión se encuentra una biblia abierta. En el medio la flor de liz (Emblema de los scout) Un cuadro de San Jorge y en cada extremo de la mesa dos banderas la del país y la de la agrupación scout y se hace alusión a la ley de los scout. (Y una comparación con los caballeros de la edad media) A medida que se reflexiona sobre cada articulo de la misma (que son diez) se encienden velas. Al término de la ceremonia el scout es despojado de la venda y el padrino de su promesa limpia sus ojos con agua limpia como señal de una nueva visión. (Bautismo)

2) Uso y reiteración del número 3. En el escultismo existen tres principios y tres virtudes, mientras que en la masonería se habla de las tres luces mayores y las tres luces menores.

3) Los scouts poseen tres grados de adelanto (Tercera, Segunda y Primera Clase), mientras que en la masonería existen los tres grados simbólicos: aprendiz, compañero y maestro.

4) Es imprescindible la creencia de un Ser Supremo.

5) Respeta las leyes del país donde radica, e insta a sus miembros a ser buenos ciudadanos.

6) No tiene proyecciones en el ámbito de la política ni de la religión.

7) Los scouts y los masones estrechan la mano de una manera especial y simbólica.

8) Es significativo del uso del término “lobatos” (como ya dijimos) y toda una mística inspirada en un libro de neto contenido masónico, al igual que “Kim”.También escrito por el Masón Kipling.

9) La ayuda al prójimo y la práctica de la caridad es una particularidad de ambas instituciones.

10) Se utiliza el término “Hermano Scout” o “Hermano Masón”, dando a entender la existencia de una Hemandad mundial.

11 )Es una Institución de Instituciones, pues permite que sus miembros pertenezcan a otras Instituciones.

12)Es una Fraternidad, y no acepta distinciones entre los seres humanos. Sus miembros se tratan de hermanos.

13)Es Ecologista, pues inculca entre sus miembros el Amor a la Naturaleza.

14)Hay un grado en el que el tema central lo constituye una Leyenda en la que el miembro es el Actor Principal.

15)La Fraternidad está muy influenciada espiritualmente por las Órdenes de Caballería Medievales.

16)E nseña a sus miembros aparentando que no lo hace, algo parecido a lo que hacen los masones mediante su Simbolismo, Rituales y Alegorías.

17)Se utilizan colores para distinguir las diferentes ramas de la Institución, lo que nos recuerda los diferentes colores que tienen las distintas Cámaras en que trabajan los masones. Read more

Share Button

Catedrales, masones y signos lapidarios

Para empezar, los masones nunca fueron ateos ni brujos, sino más bien albañiles, constructores, para quienes Dios era el “Gran Arquitecto”.

A este tema lo puso de moda el libro “El Misterio de las Catedrales”, que en 1929 reveló las curiosas relaciones de una logia gremial medieval con las ciencias musulmanas, los conocimientos judíos y las devociones prácticas de los Caballeros Templarios. Mucho antes de fermentar revoluciones en Francia, Estados Unidos y muchos países latinoamericanos, los masones se dedicaban a lo suyo, a construir. Hay quienes sostienen que el creador de la masonería, también fue el constructor del templo de Salomón. Porque no importa la religión, para ellos lo relevante era construir… y después, casi como una consecuencia, tolerar y todo lo que eso implica. ¿Hay que explicar que éste, como todos los artículos de Viajes, no es ni a favor ni en contra de nada, ni de nadie, ni de lo que está arriba, abajo, a la derecha o a la izquierda? No me le busques patas a la sota.

Por Alberto Moroy

Seguro que usted habrá leído o escuchado sobre el misterio de las catedrales. Fue el titulo de un famoso libro escrito en 1922 y publicado en París en 1929. “Le Mystère des Catedrales” Hoy vamos a abordar una temática poco conocida que tiene que ver con sus constructores (Canteros, masones, lapidarios y varios mas), los que sin querer dejaron un toque esotérico, con sus sellos de difícil interpretación.

Podríamos decir que eran los arquitectos e ingenieros de hoy, pero recibidos en la facultad de la vida, aunque bastante mas rigurosas que nuestras facultades, con normas de practica y aprendizaje que duraban décadas. Sus obras (Catedrales) fueron y son monumentales, difíciles de “digerir” por su estilo, su magnificencia arquitectónica y la ingeniería de vanguardia empleada en su constucción. En muchos casos que se armaban como un “Rasti” (Juego de piezas plásticas de construcción por encastre), cuyas piezas se tallaban en forma separadas, donde un mismo artesano se dedicaba a tallar solo algunas partes (latomus) y la suma de varios “conformaban un todo”

De canteros a la masonería especulativa

Debido a que las transformaciones económicas, la mayor parte de las logias de la “masonería operativa” (mason cantero y muchos mas, eran sinónimos), dejaron poco a poco de ejecutar obras materiales, transformándose en organizaciones fraternales, pero conservando en parte, sus usos y costumbres tradicionales, naciendo asi .la “francmasonería especulativa” en el siglo XVIII (1717) hasta nuestros días.

El conocimiento gremial era algo secreto, por su propio sentido de existencia, sólo pasaba de maestros a aprendices, para evitar que surgiera competencia. En el caso de los constructores, ese conocimiento oculto da un paso más allá y se terminaron creando mitos, querían verse a sí mismos como los receptores de conocimientos trascendentes sobre la construcción física y espiritual en la sociedad. Este esoterismo “real” deriva con el paso de los siglos en la creación de la masonería, del francés maçon, albañil libre. Bajo el influjo actual de la masonería, muchos piensan que las marcas eran ejemplo de la magia masónica

 

El monasterio de Moreruela (Zamora 1162)

Imagen de previsualización de YouTube

Los Maestros constructores, en su búsqueda del conocimiento tuvieron contacto con las aljamas judías, con sabios musulmanes y matemáticos, y con la Orden del Temple, de ahí que al final adoptaran la estrella de seis puntas, y se denominaran, “hijos de Salomón”. Su Regla del Secreto, como anteriormente los pitagóricos, es categórica y se recoge en los “Estatutos de Ratisbona, de 1459”

El Castillo de Montalbán

Se trata de la fortaleza de mayor tamaño y complejidad de todas las existentes en la actual Castilla La Mancha (Cerca de Toledo) y una de las más importantes de la Península Ibérica Es realmente impresionante encontrar una fortaleza enorme, con sus defensas bien conservadas en medio de la nada. Con sus piedras llenas de marcas de cantería de simbolismo esotérico De allí partieron los caballeros templarios hacia la batalla de las Navas de Tolosa en 1212.

Las Claves del Románico: Castilla “El maestro Miguel”

Imagen de previsualización de YouTube

Estatutos de Ratisbona, 1498

http://www.gle.org/sobre-nosotros/antiguas-constituciones/52-estatutos-de-ratisbona-1498-ev

Signos lapidarios

Algunos símbolos

Todos estos signos de esta tabla pertenecen á las Catedrales de Reims y Estrasburgo, excepto los que van seguidos de las letras T L F M L que son de Toledo, v Salamanca, Freixo, Moncorvo, Lamego y los ocho que siguen al antepenúltimo de la tercera línea inferior son de la Torre de Beja. Esta clasificación nos pone ante la vista todos los sistemas seguidos por los obreros medievales (Revista española año 1873)

Símbolos canteros medievales

Imagen de previsualización de YouTube

 

Clasificación

En el siglo XII ya existe una clasificación de obreros por profesiones; (cementar) los canteros o cortadores de piedra (latomos), y los albañiles o maçons (cementarlos) El latomus, el que da a la piedra su forma; cementarius, el que la coloca y la une a las otras con mortero. La palabra lapicida, designa también al trabajador de piedra, y en algunos documentos aparecen “tailliator petrae” o “caesor lapidum”, que es empleado a comienzos del siglo XII. En Inglaterra (Londres (1213), se empleaban las expresiones”lathomus liberarum petrarum” (tallista de piedras francas) y “sculptor lapidum liberorum”, según se escogiera la palabra de derivación griega lathomus (picar piedra) o la latina sculpo.

A veces se le llamaba simplemente maestro masón; así, puede leerse en la basílica colegiata de San Isidoro de León, sobre la tumba de Doña Sancha, la firma de un artista, posiblemente francés, cuyo nombre ha desaparecido, que dice: Mestre Mason Me Fist (maestro masón me hizo). La Doña Sancha de la que trata este post es la que fue hija de la Reina Doña Urraca y del Conde Don Raimundo de Borgoña y hermana del Emperador Alfonso VII. Nació en el año 1102. En Alemania también se utilizó el término gubernator (gobernador) o ingeniator (ingeniero), esta última designación era solo empleada para los constructores de castillos.

Tenemos dos categorías de obreros: el masón superior o cantero, que es el que trabaja la piedra, y el inferior o albañil, que no posee la misma formación y está encargado principalmente de colocarla. Y dentro del masón superior o cantero, todavía podemos distinguir entre el “artista” que trabaja la piedra blanca de adorno (para hacer molduras, capiteles estatua. Y el cantero simple que trabaja la piedra dura de sillería.

http://www.signoslapidarios.org/inicio/catalogo/archivo-de-imagenes

La firma o marca permite constatar la movilidad migratoria de grupos de canteros que trabajan en una misma región. Las piedras, por su parte, llevaban tres clases de marcas: la de la cantera que indicaba para qué parte del edificio iba destinada. La del cantero que la labraba y por último la de colocación, se marcaban los asientos y contra asientos y las piedras con molduras. La función de la marca de cantero era simplemente para poder contabilizar y cobrar sus piedras una vez terminadas

Gran Maestre de Rodas (siglo XIV) recibiendo a los maestros de obra / Curioso, usan asiento

La jornada de trabajo duraba siempre de sol a sol siendo en verano de 12 horas y en invierno de 8 horas, el domingo era día de descanso, asimismo los días de fiesta. Se pagaba por días o semanas, o por cantidad de trabajo realizado y por supuesto si caía enfermo o tenía un accidente, no cobraba, aúnque la logia aportaba una manutención mínima hasta que se reponía.

En Europa, la construcción se detenía en invierno, ya que debido a las nieves y heladas, no se fraguaba bien el mortero. Las paredes a medio levantar se cubrían con paja y estiércol y se reemprendía el trabajo en primavera. El cantero tallista podía seguir trabajando esculturas y detalles a cubierto en la logia. El resto de los canteros compaginaban trabajos en el campo.

En Francia, entre 1050 y 1350, se construyeron ochenta catedrales, quinientas grandes iglesias e innumerables parroquias las cuales algunas de ellas tardaban en construirse más de cien años.

Canteros medievales

http://www.catedralesgoticas.es/eni_canteros.php

Maestre Anton Pilgram St. Stephen’s Cathedral, Vienna 1513 / El Maestro Mateo (c. 1150 – c. 1200 o c. 1217) Catedral de Santiago de Compostela

Sepulcro de Doña Sancha (basílica colegiata de San Isidoro de León) / Cantero

Herramientas de canteros España

Los masones

La masonería comprende tres periodos convencionales: la masonería operativa que abarca los siglos XIII a XVI, la masonería de los aceptados, que abarca el siglo XVII y la masonería especulativa, que comprende desde el siglo XVIII (1717) hasta nuestros días.

Por un lado nos encontramos con la masonería operativa o de oficio, gremio de canteros que, sobre todo, construían catedrales góticas. Se trataba de un gremio muy cerrado, por los conocimientos que manejaba sobre el levantamiento de catedrales y por los códigos de comunicación que empleaban sus miembros. Con el devenir de los tiempos, estas construcciones góticas proporcionaron algún tipo de conocimiento iniciativo.

Símbolo de masones operativos / Enrique III acompañando al maestro de obras siglo XIV

 

Cuando las logias operativas empezaron a perder fuerza y poder, como es evidente por la disminución de trabajo y para poder sustentarse, empezaron a permitir el ingreso en las mismas a personas que no tenían ningún conocimiento de la construcción: miembros de la realeza, de la nobleza, de la banca, de las profesiones libres y del comercio. Esta etapa se le llamó de los masones aceptados, Las logias de este tipo se convirtieron en un espacio de librepensamiento y especulación filosófica. Si se trata de una transformación radical o progresiva, es algo que los historiadores se cuestionan hoy en día. En cualquier caso, al menos en Escocia, el vínculo orgánico entre la antigua masonería y la nueva parece incontestable. Las logias «no operativas» se hacen cada vez más numerosas en Escocia, Inglaterra e Irlanda.

Share Button

«La masonería es una sociedad discreta, nunca secreta»

Manuel Soto, en el templo masónico coruñés.
Manuel Soto, en el templo masónico coruñés.

La masonería en Galicia tuvo una amplia presencia a finales del siglo XIX y en la primera mitad del pasado siglo. Tras la dictadura franquista, en la que fue duramente perseguida, ha vuelto a reorganizar sus logias en buena parte del territorio gallego. En Lugo no existe ninguna aunque sí varios lucenses pertenecen a ella, como es el caso del vilalbés Manuel Souto Pardo, que está al frente en A Coruña de una de las logias más importantes de esta comunidad.

 

-¿Qué hace un vilalbés al frente de la logia más importante de Galicia, instalada en A Coruña?

-La R.L. Renacimiento nº 54 no la definiría como la más importante, ya que todas las logias en la Gran Logia de España tienen importancia. No obstante, sí podemos decir que es la logia en activo más antigua de Galicia, como así lo atestigua su número de matrícula en la Gran Logia de España, además de ser la que tiene el mayor número de miembros en la comunidad. El ser la más antigua, por el contrario, no le da más mérito que el de haber sido la puerta de entrada de algunos de los hermanos que fundaron las otras tres logias adscritas a la Gran Logia de España en Galicia.

 

-¿Cómo ha llegado usted a presidirla?

-No me resulta fácil contestar porque habría que preguntárselo a quiénes me colocaron ahí, o sea al resto de los hermanos de la logia ya que el «oficio» de Venerable Maestro, que no es más que el encargado de organizar y dirigir la logia durante un curso masónico, es un oficio electo dentro de la logia y son los hermanos los que te eligen para desempeñarlo. También es cierto que me crié en Vilalba y nací en Cabreiros, pero por los derroteros de la vida la vida y el trabajo me han llevado a A Coruña y como siempre tuve intereses de tipo social y de perfeccionamiento personal, ello me llevó a solicitar mi ingreso en la masonería en el 2007.

 

-¿Hay lucenses masones?

-Hay unos cuantos hermanos nacidos en la provincia y que al igual que yo, por trabajo u otras cuestiones, se encuentran en A Coruña u otros lugares de la comunidad y pertenecen a la masonería en la logia Renacimiento 54, en A Coruña, a las logias Curros Enríquez nº.114 y Saint Jacques nº 140 de Santiago, e incluso un poco más lejos, a la logia Atlántica nº 84 de Vigo aunque de todos estos hermanos si hay algunos que residen en Lugo y tienen que desplazarse a las tenidas, como llamamos los masones a nuestras reuniones. El 15% de los hermanos pertenecientes a las logias en Galicia son lucenses. No voy a dar nombres ya que cada masón es dueño de revelar o no su condición, con lo cual solo ellos mismos podrían revelar públicamente su condición de masones. Es de destacar que a lo largo de la historia ha habido grandes masones lucenses como José María Cao Luaces, Francisco G. Gómez «Fuco Gómez» o Manuel Meilán Martínez entre otros.

Read more

Share Button

El Holocausto masónico en la España de Franco

Cubierta del sumario del Tribunal Espcial para la Represión de la Masonería y el comunismo contra Lluís Companys - TERMC Sumario 188Según acertada frase del conocido intelectual español Francisco Umbral los masones fueron los “judíos” de Franco. Si bien la rebelión militar contra la República Española del 18 de julio de 1936 acabó con todas las libertades democráticas para instaurar una férrea dictadura, sus efectos sobre los diferentes estamentos sociales y políticos de España fueron notablemente diferentes en función de las obsesiones particulares del que acabo siendo su jefe, el dictador General Franco.

Naturalmente que todos los partidos políticos democráticos, sindicatos, instituciones regionales nacionalistas, medios de comunicación e incluso sectores eclesiásticos, que fueran declarados desafectos al régimen, quedaron suprimidos y sus componentes perseguidos en represión de mayor o menor monto según circunstancias. Pero, para valorar hoy el alcance de las implicaciones del Estado Español para que éste asuma sus responsabilidades y reparaciones, no se puede englobar a todos los ciertamente perjudicados por la guerra civil, sino que la reparación solo puede alcanzar a aquellas personas e instituciones que de una manera específica fueron objeto de persecución como consecuencia de leyes y disposiciones explicitas que hoy, en la democracia existente en la Unión Europea, serían consideradas ilegales e injustas y que fueran creadas expresamente contra las mismas, como en el caso de las del régimen del General Franco en su persecución de la masonería y de los masones.

Para reparar los daños causados, al amparo de la Constitución Española de 1978, se han venido aplicando en España normas de amnistía política a las personas, de reconocimiento de derechos a militares pertenecientes al Ejército Republicano, de restitución a favor de los actuales Sindicatos de bienes y derechos del denominado patrimonio histórico sindical (Ley 4/1986 de 8 de enero)2 y finalmente de restitución o compensación a los Partidos Políticos por sus bienes y derechos incautados (Ley43/1998 de 15 de diciembre)3, y en algunos casos, como por el Parlamento de Cataluña en diciembre del 20004, de indemnizaciones para todos aquellos que por un motivo u otro hubieran sufrido prisión en España o reclusión en los campos de concentración de Francia y de la Alemania nazi.

Por lo que puede afirmarse que hoy solo es con la Masonería con quien el Estado Español tiene aun pendiente el reconocimiento de su culpa, la reparación del daño material ocasionado y el retorno del patrimonio mobiliario e inmobiliario incautado. En este sentido el actual Estado Español Democrático, que ha querido dotarse de una legalidad de transición progresiva, debería ya de haber legislado las compensaciones por la persecución genocida contra la masonería, y ello quizás antes que a otros estamentos, pues puede pensarse que se ha atendido más al peso y fuerza política que no a la razón material y moral.

En una valoración cuantitativa y cualitativa de la acción represiva de la Dictadura resulta que ningún partido político, ninguna ideología, es tantas veces específicamente nombrada en ordenes persecutorias, y encausada delictivamente, como la Masonería. De hecho, además de quedar englobada en todas las referencias generales sobre los “enemigos del Estado”, le fueron de aplicación un sinnúmero de disposiciones represivas particulares, y ello ya desde el
mismo momento del origen de la revuelta militar hasta el final de la Dictadura.

Cronológicamente se detallan a continuación los eventos jurídicos que conformaron el holocausto de la masonería perpretado por el Estado Español de Franco:

18 de julio de 1936

Ya en el mismo día en el que se inicia la rebelión, y en consecuencia la Guerra Civil de España, el General Franco desde el avión que lo traslada de Canarias a Tetuán para tomar el mando del ejercito faccioso de África, redacta una curiosa proclama cuyo interés viene dado por el hecho de utilizar en este caso un léxico y filosofía puramente masónico:…la Constitución por todos suspendida y vulnerada sufre un eclipse total: ni igualdad ante la ley, ni libertad aherrojada por la tiranía, ni fraternidad cuando el odio…justicia igualdad ofrecemos, libertad y fraternidad…5

Pero llegado Franco a Marruecos ya aprobó la ejecución de su primo hermano masón el Comandante Lapuente Bahamonde que en el aeropuerto de Tetuán se había opuesto a la rebelión. Esto es un ejemplo de la compleja personalidad de Franco, que a pesar de los muchos estudios históricos realizados, nunca ni se ha podido explicar sus implicaciones y conocimientos de la masonería ni el porque de su enfermizo odio y aversión hacia la misma. También en el mismo día, y en Santa Cruz de Tenerife6, de la Provincia de la que era comandante militar Franco, fue ocupada por la organización fascista española “La Falange” la Logia Tinerfe, y todos los masones detenidos “in fraganti” fueron fusilados en las primeras horas del golpe militar y unos días
después, el 30 de julio, abierta la Logia al público para visitar la sala de reflexión del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, previo pago de 50 céntimos, que con sus velas, calaveras, azufre, etc., sacado todo ello fuera de contexto, servía de propaganda para mostrar la “maldad” de los masones.

19 de julio de 1936

Al día siguiente de la rebelión se proclama en el Norte de España un Bando7 del General Mola declarando el Estado de Guerra donde anuncia:…quedan sometidos a la jurisdicción de guerra y tramitados por procedimientos sumarísimos….los delitos de desacato injuria calumnia …al personal militar…los dirigentes de las entidades que patrocinen ,fomenten o aconsejen tales delitos…no precisará intimación ni aviso para repeler por la fuerza…-y el General Saliquet en la Ciudad de Valladolid añade…se tendrá en cuenta la misma norma para impedir los intentos de fuga… Este General Saliquet será después de la Guerra Civil el primer presidente del Tribunal para la Represión de la Masonería8. En este ambiente seguiría la declaración del General Mola del 18 de agosto de 1936: …en este trance de la guerra yo ya he decidido la guerra sin cuartel. Yo veo a mi padre en las filas contrarias y lo fusilo…. Naturalmente en este contexto los masones fueron los primeros en ser fusilados.

28 de julio de 1936

Es creada por los rebeldes una llamada Junta de Defensa Nacional ésta emite una Orden9 represiva que engloba la masonería y a todo aquello que arbitrariamente consideren los militares y fascistas como sus enemigos:

…quedan sometidos a la jurisdicción de guerra y sometidos a procedimiento sumarísimo…los delitos contra las personas por móviles políticos o sociales…los realizados por medio de la imprenta u otro medio cualquiera de publicidad… 
Esta Junta de Defensa Nacional se dirige10 el 31 de agosto y el 8 de septiembre a los Tribunales del Ejército y la Marina para
que procedieran en los juicios con la mayor rapidez posible. A partir de este momento se instaura un régimen de terror y persecución indiscriminada, sin ninguna garantía jurídica, en simulacros de tribunales dirigidos por militares, situación que se mantendrá luego durantes décadas.

15 de septiembre de 1936

Y a solo dos meses después del inicio de la rebelión Franco ya emite y firma la primera disposición directamente dirigida contra la Masonería y que dice 11:

Artículo 1º.- La francmasonería y otras asociaciones clandestinas [más adelante queda probado que se refería a los clubes rotarios y sociedades teosóficas] son declaradas contrarias a la Ley. Todo activista que permanezca en ellas tras la publicación del presente Edicto será considerado como crimen de rebelión.

Artículo2º.-El cobro o pago de cotizaciones a favor de dichas asociaciones serán considerados como crimen de rebelión, sin perjuicio de la multa de
5000 pesetas que puede ser además impuesta por la Junta de Defensa Nacional.

Artículo 3º.- Toda pieza de identidad, recibos, correspondencias, emblemas, etc. deberán ser quemados por sus poseedores en los tres días siguientes a la publicación del presente Edicto; pasado este plazo, el descubrimiento de dichos objetos, sea en la persona de los interesados, sea en su casa, será considerado como crimen grave de desobediencia, sin perjuicio de la multa de 10.000 pesetas fijada por la Junta por este motivo.

Artículo 4º.- Los escritos de propaganda relativos a las asociaciones en cuestión serán considerados incursos en el Artículo 7 del Decreto del 3 de Septiembre último y deberán ser destruidos en un plazo máximo de tres días por sus poseedores.

Artículo 5º.- Los inmuebles pertenecientes a las susodichas asociaciones serán confiscados por mis representantes y aplicados al uso que ellos determinen. Las casas alquiladas serán igualmente evacuadas y puestas a disposición de sus propietarios respectivos.

Aunque los fusilamientos y aniquilación de la Masonería comenzaron desde los primeros instantes de la sublevación militar es a partir de este Edicto que se oficializa legalmente la cruzada antimasónica. Durante el año 1936 fueron “depurados” todos los militares masones, y
hay que recordar que ya en 1935, siendo Franco Jefe del Estado Mayor ya cambio de destino a seis generales considerados como tales. Son expresivos, como ejemplos históricos de la represión, el fusilamiento en los primeros días de la rebelión de treinta masones de la Logia Helmatia de Salamanca, treinta de la Constancia de Zaragoza, quince de la Zurbano de Logroño, siete de la Libertador de Burgos, siete de la Joaquín Costa de Huesca, diecisiete de la Hijos
de la Viuda de Ceuta, veinticuatro de la Trafalgar de Algeciras, nueve de la Resurrección de La Línea, tres de la Fiat Lux de La Línea. En Málaga lo fueron ochenta presos políticos, fusilados bajo la pena de ser masones.

El periódico ABC del 23 de septiembre 193612 publica la siguiente noticia de Granada:… se apoderaron de los ficheros de las dos logias masónicas que existían en la capital e hicieron prender a todos los masones. En camiones los trasladaron al vecino pueblo de Viznar, donde fusilaron a los venerables, y después de tener encarcelados varios días a todos los demás los condujeron al campo y les obligaron a cavar sus propias sepulturas, tan pronto las terminaban eran muertos a tiros… Salvo raras excepciones todos los masones, y en muchos casos sus allegados también, que no habían podido huir de la zona controlada por la rebelión fueron fusilados. Read more

Share Button

Masones, los constructores de catedrales

MasonesMaestros de obras y albañiles crearon las grandes catedrales góticas y sus ritos dieron origen a la moderna masonería.

Por José Luis Corral. Universidad de Zaragoza, Historia NG nº 102

Durante siglos, en la Edad Media cristiana, los edificios se erigieron con materiales bastos y efímeros, como el adobe o la madera. Eran construcciones por lo general de poca altura, de proporciones modestas, oscuras y poco resistentes. Quedaban muy lejos los tiempos del Imperio romano, con sus expertos ingenieros capaces de levantar espléndidos edificios en piedra: murallas, anfiteatros, templos, termas, acueductos, puentes… No fue hasta el siglo XI cuando la contemplación de esos modelos de la Antigüedad inspiró una arquitectura que volvía a basarse en la piedra y que imitaba las soluciones arquitectónicas del ilustre pasado romano como el arco de medio punto, la bóveda de cañón y la de aristas. Así pudieron construirse edificios «al estilo romano» –de ahí el término de arte románico– como no se habían vuelto a erigir desde hacía siglos: castillos, puentes y palacios, iglesias y ermitas, y, sobre todo, catedrales. Décadas más tarde, el gótico dio un nuevo impulso a la arquitectura en piedra. Un nuevo tipo de arco, el ojival, permitió cubrir de vidrieras casi por completo las paredes, que ahora ya no sostenían la cubierta, cuyo peso descansaba en pilares y gruesos contrafuertes. Se inauguró, así, la edad de oro de las catedrales, máxima expresión del esplendor de la cultura medieval, y también de aquellos que construyeron estos edificios a lo largo y ancho de toda la Cristiandad: los arquitectos y los canteros, llamados en francés maçons, masones.

La construcción de estos edificios de piedra suponía una empresa colectiva muy compleja y costosa, y un alto grado de especialización técnica y división del trabajo. Al frente se hallaba un personaje clave: el arquitecto, denominado por lo general «maestro de obras», aunque en alguna ocasión también es citado como arquitector. Era un oficio muy selecto, al que se llegaba al término de un ascenso en la jerarquía de los gremios, tras superar un duro examen en el que otros maestros juzgaban a los que pretendían alcanzar ese nivel.

El maestro, el artífice del templo

En la época del románico, los maestros de obras ya estaban muy bien considerados y gozaban de gran prestigio social, aunque san Benito, en el capítulo 57 de su regla monástica, había indicado que quienes trabajasen en las obras del monasterio deberían hacerlo con total humildad. Esa reputación se reforzó en la época del gótico, en la que los arquitectos aparecían como quienes podían construir en la tierra la verdadera obra de Dios: la catedral gótica.

Ser maestro de obras requería poseer amplios conocimientos técnicos. Por un lado, el arquitecto elaboraba el plan del edificio, que presentaba al promotor de la obra, fuera éste un noble, un rey o un eclesiástico. En este último caso, la financiación se obtenía por las rentas que recaudaba la llamada «fábrica», institución integrada por el obispo y el cabildo de canónigos de la catedral, encargada de aprobar los proyectos presentados por el maestro.

Pero la tarea del maestro de obras no se limitaba a hacer los planos. Como un auténtico empresario, contrataba a los operarios que intervendrían en los trabajos, con los que constituiría un taller que se mantendría mientras durase la obra. La contratación se hacía a menudo en función de la oferta y la demanda. Por ejemplo, en el siglo XIV un maestro de obras de París llamado Raymon asumió el encargo del obispo de Beauvais de construir un colegio para su diócesis en la capital. Raymon «redactó un informe sobre la forma, los materiales y la profundidad del edificio, y lo mandó copiar a su secretario y lo expuso en la plaza del Concejo para que la obra y el presupuesto fueran conocidos por todos los obreros solventes y competentes que quisieran participar en la obra y llevarla a buen término al precio más bajo». Así fueron seleccionados Jean le Soudoier y Michel Salmon, «maçons y talladores de piedra», por el plazo acordado, pero advirtiendo de que si pasado éste surgía una oferta más económica se cambiaría el equipo.

El maestro de obras debía ser experto en la organización del trabajo, pues a menudo tenía que dirigir equipos de trabajadores muy amplios. En la construcción de una catedral participaban unas trescientas personas de diversos oficios y se sabe de casos en que los obreros superaron el millar. El trabajo tenía que estar bien coordinado y dirigido para evitar que se retrasaran o interrumpieran las obras. Asimismo, el maestro de obras debía tener conocimientos muy variados para dirigir y, en su caso, corregir, a carpinteros, escultores, vidrieros, pintores, incluso herreros e ingenieros. Y también debía saber de economía para evitar el colapso de los trabajos por una mala planificación.

Los artistas de la piedra

Los obreros empleados en cada obra eran de diversos tipos y tenían diferentes niveles de cualificación. Los porteadores eran a menudo jornaleros o trabajaban a destajo, y se les contrataba en el lugar. Los amasadores de mortero, en cambio, recibían una paga más elevada. En lo más alto del escalafón estaban los maçons, maestros y albañiles, encargados de dar forma a la piedra, desbastarla y poner cada sillar en su sitio. Hay documentos que muestran las diferencias de salarios entre los trabajadores. A finales del siglo XIII, en Autun, los simples manobras cobraban siete dineros; los fabricantes de mortero, entre 10 y 11, y los maçons y talladores de piedra cobraban de 20 a 22 dineros.

Durante el románico los maçons estaban asociados con instrumentos de precisión, como escuadras, cartabones, cuerdas anudadas y plomadas, que sólo ellos sabían usar y con los que tallaban sillares bien escuadrados para muros y bóvedas. Además, los canteros podían ser auténticos escultores; tallaban figuras humanas y de animales, formas vegetales y geométricas para decorar portadas, ventanas, fachadas, capiteles y ménsulas. En la construcción de la catedral de Santiago de Compostela, a principios del siglo XII, trabajaban unos cincuenta canteros, bajo la dirección del maestro Bernardo el Viejo y de su ayudante Roberto; las obras fueron rematadas medio siglo más tarde, en 1183, por el maestro Mateo, autor del famoso pórtico de la Gloria.

El masón era un trabajador libre o franco: de ahí el término francés francmaçon o, en inglés, freemason. El oficio se acabó de perfilar coincidiendo con el apogeo de la arquitectura gótica, a lo largo de los siglos XII y sobre todo en el siglo XIII. Su carrera profesional comenzaba como aprendiz, a los 13 o 14 años. Se le encomendaban los trabajos más sencillos, bajo la supervisión de expertos. Tras unos cinco años, y siempre que demostrara buenas maneras en su oficio, se convertía en oficial, título que otorgaba el maestro. En ese momento, a los 19 o 20 años, ya podía realizar trabajos especializados, bien como cantero o bien como escultor, si tenía la habilidad requerida. Su prestigio se reflejaba en el hábito de firmar sus sillares con signos específicos, las marcas de cantero, cuyo significado sigue debatiéndose entre los historiadores.

Una catedral gótica era la suma total de cada una de las especialidades necesarias en el arte de la construcción, pero de todas ellas la de los masones era la principal. Era un masón quien colocaba la primera piedra del edificio, la angular o de fundación, normalmente en la base de la cabecera de la catedral, y también era un masón quien culminaba la obra con la colocación de la última piedra, la angular o clave de bóveda. Era, así, el ejecutor del principio y del fin, el alfa y el omega de la catedral.

En cierto modo, su trabajo en la tierra era equiparable al de Dios en el cielo. Dios era el sumo arquitecto, el constructor del universo y su forma, y el maestro masón era su homólogo mortal. No en vano una catedral gótica se consideraba la representación de la obra de Dios en la tierra. Un maestro constructor era una especie de mago, un alquimista capaz de emplear materiales cotidianos y simples para construir a partir de ellos una obra celestial y extraordinaria.

Para saber más

Catedrales góticas. Olga Pérez Monzón, Jaguar, Madrid, 2003.
El número de Dios. José Luis Corral, Edhasa, Barcelona, 2004.
Los pilares de la tierra. Ken Follet, Plaza y Janés, Barcelona, 1991.

Fuente: Nationalgeographic

Share Button

“La Masonería no es un lobby, es un círculo de sociabilidad”

orienteEl programa de la Cadena SerA Vivir que son dos Días“, que conduce Javier Del Pino, entrevistó al catedrático de Historia de la Universidad Pontificia de Comillas y Académico correspondiente de la Real Academia de la Historia Pedro Álvarez, que comenzó hace más de 40 años a estudiar la Masonería en el Archivo de Salamanca. ”El Tribunal para la Represión de la Masonería y el Comunismo confeccionó una serie de expedientes que fueron terribles porque valía todo. Una acusación sin probar era suficiente para encausar a una persona. Nos encontramos con la existencia de 80.000 expedientes por acusaciones masónicas cuando en realidad durante la II Republica y la Guerra Civil apenas había 5.000 masones en España. Esto puede dar una idea del aparato de persecución y represión que se montó para erradicar una institución por encima de todo“, explicó Álvarez. No obstante, el historiador recordó que esta situación vivida por la Masonería en España no fue extraordinaria. ”Todos los regímenes dictatoriales de izquierdas y de derechas han prohibido a la Masonería. ¿Por qué? Por su esencia, por su naturaleza democrática“.

En la entrevista, que puede escucharse íntegra aquí, el historiador explicó que en los países anglosajones, de larga tradición democrática, no existe prevención sobre el conocimiento público de la membresía. Sin embargo, el secreto iniciático es propio de la masoneria. ”La Masonería sera siempre secreta, porque para entrar se necesita pasar unos ritos de iniciación y eso es totalmente personal. Es como el que se enamora. Si tú estás hablando a otra persona que no se ha enamorado nunca de lo que es el enamoramiento, esa persona te va a entender racionalmente pero no integralmente“.

Álvarez define al masón como una persona que pretende una fraternidad por encima de las ideologías políticas y religiosas entre los miembros de las logias y que cree en un perfeccionamiento moral a través de los trabajos que se hacen en logia mediante un sistema didáctico de símbolos y ritos. La Masonería, añade el historiador, ”tiene una dimensión Política, pero Política con mayúsculas, no partidista de partidos políticos sino de constructores de la ciudad, que eso es la polis“.

¿Es la Masonería un lobby? La respuesta de Álvarez es rotunda: “No, es un círculo de sociabilidad, que es distinto. Un lobby encierra una relación para conseguir un poder o mantenerse en ese poder económico, político, religioso… un círculo de sociabilidad es un espacio, un laboratorio. Las logias son lugares cerrados que permiten una relación entre sus miembros, una comunicación al margen de intereses políticos o religiosos determinados“.

Share Button

La imagen que la gente tiene de la Masonería

Ricardo Serna

Hace dos semanas, tres veinteañeras universitarias hablaban animadamente entre ellas en el interior del tranvía, mientras se desplazaban hacia el campus poco antes de las nueve de la mañana. Yo viajaba en el mismo convoy, muy cerca de ellas, y todos íbamos casualmente al mismo sitio: a la universidad. De pronto, una dijo a sus amigas que su profe de Contemporánea —de Historia Contemporánea, quiso decir— le había encargado hacer una reseña sobre un libro de contenido masónico. ¿Ma… qué? —interrogó otra, como preguntando qué diantre era eso de la Masonería—. Y entonces, la tercera aclaró a las demás que la Masonería era «una organización secreta que, durante la República española, hacía misas negras y perseguía a los curas y las monjas». Textual.

Mandil-de-maestro-del-Rito-EscocesDebemos explicar que las chicas eran cultivadas y bien educadas, pero en absoluto se las veía finolis ni meapilas; eran chicas normales y corrientes, ubicadas probablemente en familias de extracción media.

Inmediatamente, la primera matizó la definición dada por su compañera puntualizando que la Masonería no era exactamente eso, sino más bien «una secta de anticlericales y gente de extrema izquierda». También textual.

Apenas les dio más tiempo para recrear nuevas definiciones del término; el tranvía llegó a la parada de la plaza de San Francisco y allí nos apeamos los cuatro. Ellas, unos metros por delante de mí. Y el caso es que, a pesar de mi discreción habitual, no pude por menos que acelerar el paso para alcanzarlas y decirles que la información que tenían de la Masonería no era fiable; incluso les aconsejé que leyesen un libro genérico acerca de la historia de la Orden, escrito por un reconocido historiador del tema.

Me miraron extrañadas al principio, con cierta prevención, como quien no se fía del tipo extraño que inopinadamente las aborda y se mete donde no le llaman. Comprensible. Luego, cuando percibieron mi buena intención, cambió la actitud de las jóvenes, y hasta me dieron las gracias al final por mi repentina intervención. Fuimos los cuatro juntos hasta el pórtico del campus y allí nos despedimos con simpatía y cordialidad.

Contamos esta reciente anécdota porque resulta sorprendente que todavía hoy, con medio siglo casi de sistema democrático a las espaldas, un gran porcentaje de universitarios de este país tengan, de la Francmasonería, la misma o parecida imagen que se podía tener de ella, en los círculos conservadores, en 1935. Entonces, la media España tradicional y católica sí tenía determinados motivos para contemplarla negativamente desde el subjetivismo, pero parece sorprendente que a fecha de hoy se siga opinando igual de esta institución con tanta raigambre en buena parte del planeta.

No vamos a negar que cada vez son más los españoles informados y leídos, pero no nos engañemos:la mayor parte de nuestros conciudadanos sigue creyendo que la Masonería es una cosa bien antigua, rara y secreta, cuando no siniestra y complotista, contraria en cualquier caso al poso cultural judeocristiano que conforma las raíces históricas de las sociedades europeas occidentales.

Se reconozca o no, desde la calle aún se identifican las logias con las épocas de republicanismo, sobre todo con la II República y los umbrales de la guerra civil, y se asocia siempre a los masones con movimientos antimonárquicos o insurreccionales proclives al anticlericalismo iconoclasta.

Es verdad que algunas logias y obediencias de antaño mantuvieron furibundas posturas anticlericales; y que algunos iniciados, afiliados en aquel entonces a partidos republicanos o a sindicatos de signo radical, pudieron coprotagonizar a título individual ciertos episodios lamentables que hoy son mera historia, como la quema de conventos en la Barcelona de la Semana Trágica (entre el 25 de julio y el 1 de agosto del año 1909), o las sacrílegas exhumaciones de cementerios cenobiales en los conventos saqueados en la ciudad condal, en Madrid y en otras capitales de provincia. Está claro que la Masonería, como institución, nada tuvo que ver con estos desmanes u otros episodios similares, aunque la leyenda negra señaló a la Orden del compás y la escuadra como la instigadora en la sombra de algunas de esas atrocidades históricas.

Aquella Masonería que antaño apoyó decidida y públicamente los movimientos republicanos y anticlericales, y que acogió en su seno a miembros radicales del sindicalismo anarquista, fue una Masonería teñida por la nefasta influencia política y el partidismo insolente, convirtiéndose por dichas razones en ágil correa de transmisión de una determinada ideología que acabó por dañar sensiblemente a las logias en el centro neurálgico de su esencialidad. La Masonería se politizó de tal forma que al final hubo de tomar partido. Y lo tomó, ya lo creo que lo tomó. Es posible que la coyuntura política del momento no diese opciones distintas, no lo sabemos con certeza, pero los hechos están ahí. Y de aquellos barros vienen estos lodos. Han pasado tres décadas largas desde que la Masonería regresó a sus aposentos españoles tras el fallecimiento del general Francisco Franco. Y este tiempo debería haber bastado para aclarar las cosas y enviar a los ciudadanos un mensaje sereno, claro y unitario: la Francmasonería no es en realidad lo que se dijo que era, incluso a pesar de las innegables y muy dañinas inclusiones políticas que horadaron sus esencias y su sentido último. Parece inexplicable que una persona culta y joven pueda definir esta Orden a día de hoy como una secta oscura y perversa al servicio de quién sabe qué terribles y extraños intereses. Definiciones peores y más erróneas hemos oído, no obstante, en estos últimos tiempos.

En treinta años, la Masonería ha tenido tiempo de limpiar su emborronada imagen social, de paliar su mala prensa, de romper con el pesado lastre de su leyenda tenebrosa. Pero las ocasiones de hacerlo se han malgastando neciamente por diversas razones. Entre ellas, por la pugna interna desatada, desde antes incluso de 1983, entre las distintas potencias masónicas, al objeto de dominar los horizontes interiores.

Nos parece lícito preguntarnos por qué motivo se piensa todavía que las obediencias masónicas tienen carácter anticlerical, secreto o conspirativo. Es verdad que en democracia se han convertido en asociaciones reconocidas y legales; es cierto que algunos masones, a título individual, han procurado hacerse visibles para explicar las cosas como es debido, pero es obvio que el mensaje adecuado no ha llegado a las calles ni ha calado en el ambiente. El esfuerzo de unos pocos ha sido insuficiente para poner los puntos sobre las íes. Y por otro lado, el hecho de que las logias mal llamadas liberales estén abanderando, desde hace cuatro o cinco lustros, el combate en pro del laicismo, tampoco ayuda demasiado a que la sociedad se desenganche por fin de los viejos clichés. El ciudadano de a pie no asocia a los masones con ideales de presente, y menos aún con retos o proyectos de futuro, sino que los contempla como miembros de una asociación trasnochada sumida en la hojarasca otoñal de nuestro pasado patrio; una institución anacrónica, en cualquier caso.

Nos reunimos con tres iniciados en las logias, uno integrado en la denominada Masonería regular y los otros dos en la liberal. Y los tres, curiosamente, nos expresan su convencimiento de que la institución debe adaptarse al presente buscando la renovación de cuadros y un cambio sustancial en el fondo y la forma del mensaje. «El tiempo de los dinosaurios ya pasó, y lo que toca es replantearse las cosas con ojos de modernidad y de sentido común y trabajar de lo lindo. Y no precisamente —señalan con énfasis— en pro del laicismo o del aborto libre (asuntos extramuros de los talleres que afectan a muchas sensibilidades y fomentan filias y sobre todo fobias, nos explican), sino en la senda de mejora del ser humano, en la construcción del yo íntimo de los iniciados, en la concienciación de que el ser humano es un templo digno de cultivo, de atención y perfeccionamiento».

Cuando ellos mismos se expresan de esta forma y no parecen tener desacuerdos de hondura en lo que dicen, nos parece que convendría reparar esos rotos, o de lo contrario esta organización no hallará el camino franco para volver a ser tomada en serio en este país a medio o largo plazo. La fraternidad debería instruir con ganas a sus nuevos aprendices, tanto cultural como espiritualmente, y enseñarles lo que de verdad significa ser hombres libres y de buenas costumbres. Nada como volver a las raíces para renovarse en condiciones.

 

Joya.-Escuadra-y-geometrias-de-Pasado-V.·.M.·.Los principios elementales del pensamiento masónico siguen sin conocerseA veces, lo que es peor, ni tan siquiera dentro de las logias. No estaría mal —me consta que a muchos masones les encantaría— que los responsables últimos de las numerosas obediencias y tendencias masónicas que cohabitan en España, que son más de veinte, se sentasen alrededor de una mesa para dialogar, zanjar pleitos intestinos y formar luego un frente común que, reconociendo y respetando las diferencias entre unos y otros, ofreciesen sin embargo una imagen única y sólida a los ojos de lo que se viene llamando «mundo profano», cantera única y frágil de la que se alimenta la institución. No desconocemos que se están dando los primeros pasos en este sentido en el seno de las obediencias liberales, pero son avances lentos y poco aireados, de los que no se percata casi nadie en la sociedad civil.

«Los masones —nos dicen ellos mismos desde su deseo de anonimato— deberíamos mostrarnos, tanto hacia dentro como hacia fuera, como lo que decimos ser: hermanos. Y como tales, enseñar a nuestros conciudadanos los valores intrínsecos de esta fraternidad, que no debe buscar otra cosa distinta al mejoramiento de los individuos. Después, la extensión social de esos valores dependerá de los iniciados en particular, de su quehacer y buen ejemplo como ciudadanos responsables». No podemos estar más de acuerdo. Es preciso que la Masonería se modernice, que abandone por fin los antiguos traspiés y las viejas infecciones nocivas, que deje de agitar banderas que no le son propias y trabaje resueltamente en ese cambio de imagen tan necesario para sus propios intereses.

Que se sepa que los masones no hacen política partidaria ni ideológica, y que no andan por ahí —creemos— persiguiendo curas ni conspirando en el interior sombrío de sus templos, sino laborando por la consecución de fines más constructivos, en especial en pro de las personas y su idiosincrasia moral.

Los tiempos han cambiado, y algunos estudiosos del tema damos por sentado que la Francmasonería también ha mudado sus ideas impropias y ha dejado atrás sus metas inapropiadas y caducas; y si no lo ha hecho del todo aún, estaría bien que concluyese cuanto antes el proceso inevitable de actualización.

Sería deseable, y con esto acabamos, que esas tres simpáticas jovencitas del tranvía consiguieran en breve respuestas claras a su laguna de ignorancia sobre qué es la Masonería, y que no fuera yo precisamente quien tuviera que dárselas.

Ricardo Serna
Ricardo Serna es Licenciado en Filosofía y Letras, Diplomado en Estudios Avanzados de Literatura Española y escritor. Ha publicado hasta la fecha catorce obras, tanto de ensayo como de novela, relato y poesía. Fue profesor de Literatura Española. Es miembro del prestigioso Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española [CEHME, Universidad de Zaragoza].
Share Button